Borges se abona al cultivo

La filial de frutos secos del grupo buscará 30 millones en Bolsa para triplicar su producción agrícola

La división de frutos secos del grupo Borges afronta su futura salida a Bolsa con un plan de expansión que pasa por triplicar su capacidad agrícola de producción propia. Hoy la empresa explota directamente 1.400 hectáreas de cultivos en España y California pero prevé incrementarlas en 2.500 más. El objetivo, según la firma, es ganar músculo para exprimir todo el valor de la cadena agroalimentaria y mejorar la rentabilidad del proceso de comercialización. Los nuevos sembrados, donde fundamentalmente se van a plantar más de medio millón de almendros, se están comprando en Andalucía, Extremadura y Portugal. La compañía afirma haber cerrado la adquisición de 87 hectáreas en Badajoz y dice estar en“negociaciones avanzadas” para hacerse en breve con otras 750 hectáreas más.

David Prats, consejero delegado de la firma, anunció ayer que el plan de crecimiento se ha concebido a cinco años vista. La inversión, calculada en torno a los 30 millones de euros, se financiará con una ampliación de capital que ha sido aprobada esta misma semana por la junta de accionistas. La família Pont se asegura conservar el control de la compañía al mantener el 70% de las acciones. La ampliación de capital prevé la emisión y puesta en circulación de 1.127.000 nuevas acciones con un valor nominal de 3,01 euros cada una.

La filial Borges Agricultural & Industrial Nuts (BAIN) —que saldrá a Bolsa—, opera en 56 países y cerró el último ejercicio con unas ventas de 206 millones de euros. Prats apuntó que ahora la capacidad de autoabastecimiento de la empresa es solo del 6,8%. La nueva estrategia, “inédita en España dentro de este sector”, según Prats, busca incrementarla dentro de un plazo máximo de siete años. “Es el tiempo que necesitan los almendros para dar pleno rendimiento”, afirmó. 

La mayoría de los 350 empleados que emplea BAIN trabajan en las dos fábricas que tiene la empresa en Reus (Tarragona). La planta dedicada exclusivamente a la producción de almendras procesa 20.000 toneladas anuales de este fruto seco, lo que equivale al 9% del consumo de almendra de Europa. Sin embargo, el plan de expansión de la compañía se va a desarrollar en el sur de la Península. La adquisición de nuevos terrenos se concentra en Andalucía, Extremadura y la zona más meridional de Portugal. 

La empresa busca minimizar los riesgos con el suministro de productos en caso de una eventual escasez del mercado. A su vez, la integración vertical de la cadena de negocio hace prever que “a medida que se incrementen los porcentajes de producción propia mejorará de forma directa el margen de beneficio”.