Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Govern seguirá con la acción exterior pese a la suspensión del Constitucional

La Generalitat estudia la fórmula de adaptar sus actividades a las limitaciones impuestas por el Alto Tribunal

 "Este Gobierno continuará haciendo acción exterior”. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont fue contundente ayer al responder sobre las implicaciones de la suspensión de las funciones de Exteriores que decretó el Tribunal Constitucional al admitir el recurso del Gobierno. El Govern seguirá con su actividad en este ámbito, aunque estudia la fórmula de adaptar sus actividades a las limitaciones impuestas por el Alto Tribunal, que debe dictar sentencia en un máximo de cinco meses.

El presidente catalan, Carles Puigdemont, durante el pleno. FOTO: A. GARCÍA / VÍDEO: EFE

La Generalitat recibió ayer por la tarde el escrito del Tribunal Constitucional por el que se suspenden sus atribuciones en acción exterior. Romeva podrá continuar como consejero, puesto que dentro de su área también se engloban las cuestiones de Transparencia y Relaciones Institucionales.  Tanto Puigdemont como Romeva defendieron que la Generalitat tiene competencias en exteriores. De hecho, Romeva asumió las funciones que hasta el momento había ejercido sin impedimentos una secretaría general, de rango inferior.

Puigdemont concretó la línea de defensa del Govern: las atribuciones están recogidas en el Estatuto y avaladas por el fallo del Constitucional sobre el texto marco catalán: “[Exteriores] es una competencia estatutaria, reconocida por la sentencia del TC, en que explícitamente reconoce el derecho que tiene el Gobierno catalán al ejercicio legítimo a su acción exterior”. Por ello la Generalitat “no renunciará” a la acción exterior, como recalcó Romeva: “Seguiremos haciendo exactamente lo que hemos hecho hasta ahora”.

El Govern confía en que el Constitucional termine desestimando el recurso del Gobierno. Sin embargo, Puigdemont quiso acordarse de las múltiples sentencias del Tribunal Constitucional sobre leyes catalanas, que según los independentistas son un acicate para los partidarios de la secesión. El presidente catalán parafraseó al futbolista Gerard Piqué: “Gracias, Tribunal Constitucional, contigo empezó todo”.

Pese a las palabras de Puigdemont, fuentes del Gobierno catalán aclaran que la suspensión puede afectar a la actividad del departamento. Los servicios jurídicos de la Generalitat están estudiando la suspensión para concretar qué margen de actuación tendrá Romeva sin desobedecer al intérprete de la Constitución. La estrategia del Govern es intentar sortear las decisiones del Constitucional sin que el Gobierno pueda demostrar que desacata sus resoluciones Una de las posibilidades que está sobre la mesa de la Generalitat es un cambio de nombre del departamento.

El Ejecutivo en funciones seguirá con lupa la actividad de la Generalitat para evitar que siga adelante con la acción exterior. Lo dejó claro el ministro del ramo, José Manuel García-Margallo: “El Gobierno central va a hacer lo que es su obligación: cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes, y las sentencias”.

La desobedencia del Parlament, ante el tribunal

El Tribunal Constitucional inició ayer la tramitación del incidente de ejecución por desobediencia que el Gobierno promovió contra el Parlament por la creación de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente. La Abogacía del Estado consideró que la creación de este organismo vulneraba la sentencia del Tribunal Constitucional que anula la declaración de ruptura que marca el inicio del proceso de independencia en Cataluña.

Lo que ha hecho ahora el tribunal de garantías es preguntar al fiscal y a la cámara catalana si corresponde desatar el incidente previsto en la reciente reforma de la ley orgánica del Tribunal Constitucional, un trámite para el cual les concede 10 días de alegaciones. El TC decidirá si debe adoptar medidas para garantizar el cumplimiento efectivo de sus resoluciones.

La Comisión solo tiene el visto bueno de los partidos independentistas. Catalunya Sí que es Pot y el PP asistieron a la primera reunión, pero fueron muy críticos con su creación. Ciutadans y el PSC ni se presentaron. La intención de Junts pel Sí y la CUP era usar el organismo para redactar las leyes de ruptura, pero finalmente rebajaron su rango (de comisión legislativa a comisión de estudio) para evitar una suspensión del Constitucional. Los independentistas intentan redactar las mismas leyes en una ponencia conjunta, pero los juristas del Parlament les han advertido de que también puede vulnerar la sentencia del Constitucional.

El Gobierno no quiere que la Generalitat utilice las competencias en exteriores (que tienen las autonomías para promoción económica, cultural y de cooperación), para internacionalizar el proceso soberanista. Precisamente la prioridad de Romeva es la de encontrar en el mundo aliados para la independencia.