El precio de la vivienda en Madrid subirá entre un 4% y un 5% este año

En Salamanca, Centro y Retiro el metro cuadrado alcanza los 10.000 euros

Madrid está de estreno. Vuelven las promociones de obra nueva a la capital madrileña a lo largo de este año y los precios de la vivienda suben de media entre un 4% y un 5%. Además, el distrito de Salamanca comparte protagonismo con otros que se han puesto de moda, como Centro y Retiro. Y los barrios más caros de la ciudad regresan al punto de mira de los inversores internacionales.

El mercado inmobiliario de Madrid recupera el tono tras años de parón, aunque algo mermado por la incertidumbre por la falta de Gobierno y la ausencia de políticas urbanísticas claras por parte del Ayuntamiento de Madrid. Los datos son buenos, pero quedan muy lejos de las cifras registradas durante los años de boom. En 2015, el precio medio en la capital fue de 2.802 euros por metro cuadrado, frente a los 2.846 euros de 2014, lo que significa un descenso del 2%. En 2007 el precio medio era de 4.301 euros.

Así, de momento no se atisba riesgo de una nueva burbuja ni distorsiones de precios. “El equilibrio dominará el panorama porque la banca tiene un gran stock de viviendas que aún tiene que sacar al mercado y presionará los precios a la baja. Sin embargo, debido a la incipiente escasez de la oferta en determinadas zonas, la obra nueva despegará con un precio de salida un 20% de media más alto que la segunda mano, lo que impulsará los precios”, señala Paloma Pérez, directora general de Engel & Völkers Madrid, firma alemana que ha elaborado un informe sobre el mercado madrileño para 2016.

La recuperación no será igual para todos. Va por barrios. Mientras en las zonas adineradas y lujosas de Salamanca o Chamartín los precios suben y se cierran compraventas, en las más modestas, como Vallecas o Vicálvaro, sucede todo lo contrario. “Por ejemplo, Vallecas registró una bajada del precio del 35% en 2015 respecto a 2014. En el distrito de Salamanca el precio medio se estabilizó en 4.293 euros el metro cuadrado, frente a 4.257 euros de 2014, lo que supone un aumento del 2%”, explica Pérez.

Salamanca, Centro y Retiro son actualmente los distritos más demandados, con precios que alcanzan los 10.000 euros por metro cuadrado. “Constituyen el triángulo top del mercado inmobiliario madrileño y una de las opciones preferidas no solo para la búsqueda de vivienda habitual entre la clase alta española, sino también para los compradores extranjeros y los fondos de inversión”, indica la directora general de la inmobiliaria.

En los últimos meses, el barrio de Justicia ha despuntado tanto que la zona de las Salesas ha sido escogida por el diario británico Financial Times como el nuevo símbolo de la ciudad, debido al creciente interés turístico, comercial y cultural. La fuerte demanda y la escasa oferta han provocado que se convierta en el barrio más caro del distrito Centro, hasta alcanzar precios que superan los 7.500 euros por metro cuadrado. Unos niveles que contrastan con los pisos de otras zonas, como Embajadores, a poco más de 2.000 euros el metro. Para este año, la agencia Engel & Völkers espera un alza en los precios de las viviendas de Justicia del 2% al 3%. Un moderado pero constante crecimiento ante la dificultad de encontrar fincas rehabilitadas o de nueva construcción en la zona.

Por su parte, Jerónimos es el barrio más caro de Retiro pero también de todo Madrid. Con un perfil de compradores compuesto por familias españolas adineradas y extranjeros que, por traslado laboral o inversión, quieren disfrutar de una zona plagada de edificios singulares, ofrece pisos de hasta 900 metros cuadrados a 10.000 euros por metro. Unos precios que comparte El Viso, en el distrito de Chamartín, donde prevalece la oferta de propiedades representativas de entre uno y 12 millones de euros.

Ya en el distrito de Salamanca, los barrios de Recoletos y Castellana comercializan viviendas de entre 200 y 400 metros cuadrados en fincas desde los años 1890 a 1965, que alcanzan precios de hasta 8.000 euros el metro cuadrado.

Otro de los barrios que despierta interés en los últimos meses es Almagro, donde se han registrado las operaciones más caras de Chamberí, llegando a pagarse más de 8.000 euros por un metro cuadrado de piso. La elección de la calle Zurbano por parte del diario New York Times como una de las mejores de Europa ha sido el detonante del auge de Almagro. La comparación de este eje salpicado de palacetes, casas señoriales con balconadas de época y boutiques, con la emblemática Park Avenue, de Manhattan, ha llamado la atención de inversores procedentes de países nórdicos, como Noruega y Finlandia.

De hecho, Madrid es la tercera ciudad de Europa más atractiva para los inversores, solo por detrás de Berlín y Dublín, consolidando su posición en el mercado de casas de lujo en 2015, un año marcado por la vuelta del cliente nacional y la fuerte demanda del comprador extranjero.

“Madrid tiene un atractivo especial para expatriados que están planificando su vuelta y la ven como la ciudad perfecta por su nivel de servicios, su tejido empresarial y las buenas cifras macroeconómicas. También para muchos inversores sudamericanos que venían de invertir en Miami, donde escasea ya el stock de viviendas, y han encontrado en la capital un mercado alternativo ideal. De la misma manera, chinos y europeos que invertían en Londres han dirigido su atención a Madrid ante el colapso del mercado londinense”, afirma Paloma Pérez. Comprar un piso para alquilar en las zonas más demandadas de la capital -Centro, Chamartín, Chamberí y Salamanca- supone una rentabilidad en torno al 5%, niveles que no se registraban desde los años del boom inmobiliario y que superan a la de otros activos financieros.

Más información