Un informe del edificio España evitó el concurso público por ocho euros

El Ayuntamiento encargó dos estudios para conocer si técnicamente era posible reformar el edificio España manteniendo su fachada

El Ayuntamiento encargó dos informes para conocer si técnicamente era posible reformar el edificio España manteniendo su fachada. La edificación, que fue adquirida por el grupo chino Wanda, está protegida, por lo que el Consistorio pidió dos asesoramientos: uno sobre la fachada al gabinete Aroca y Asociados, y otro sobre su estructura a Fherco Ingenieros. Ambos contratos fueron adjudicados sin concurso público al no alcanzar los 18.000 euros. El Consistorio pagó por el primero 17.991 euros y 17.847 por el segundo. Ciudadanos dice que “los contratos fueron dados directamente a quienes quisieron”.

Fachada del Edificio España. Samuel Sánchez / EL PAÍS VÍDEO

Según la documentación a la que ha accedido este periódico, el Ayuntamiento realizó los dos contratos en el último trimestre de 2015, en plena crisis del edificio España. El propietario de uno de las edificaciones más emblemáticas de Madrid, el grupo chino Wanda, no veía posible reformar el rascacielos sin desmontar su fachada, lo que está prohibido por la legislación. Se trata de una torre de más de 100 metros de altura, construida en los años cincuenta, y que no puede albergar, con su actual configuración, los hoteles, áreas comerciales y recreativas, que Wanda había diseñado para ella. Si el empresario no puede llevar a cabo las obras que pretende, se desprenderá del rascacielos. De hecho, ya ha encargado a la consultora JLL su venta. Pide unos 200 millones de euros.

El primero de los estudios se llama Edificio España, informe técnico estado de las fachadas. Fue adjudicado el 22 de octubre de 2015 a Aroca y Asociados, SL, por un importe de 21.770,03 euros, IVA incluido, pero al restarle este impuesto estatal la cantidad final a abonar es de 17.991,76 euros. La segunda adjudicación, con fecha del 2 de diciembre pasado, fue a Fherco Ingenieros Consultores, SA, para realizar Informe de estado estructura del edificio España. En esta ocasión, el Ayuntamiento pagó 21.569,47 euros que, restado el importe del IVA, se queda en 17.847,30 euros. Es decir, el Ayuntamiento no tuvo que sacar los estudios a concurso público porque ninguno de los contratos superaba la cifra de 18.000 euros; en una ocasión por 8,24 euros y en la otra, por 152,7.

El grupo municipal de Ciudadanos muestra su sorpresa por estas cantidades “tan ajustadas para no tener que sacarlas a concurso”. “Es curioso que todo cuesta igual en este Ayuntamiento: desde un informe sobre la memoria histórica hasta un estudio sobre el estado de la fachada del edificio España”, recuerdan en referencia a que el Ayuntamiento adjudicó a la cátedra de la memoria histórica un listado de calles franquistas por 17.999 euros. Finalmente, y “por un problema administrativo”, tal y como reconoció la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, de Ahora Madrid, no abonó el importe del estudio.

Ciudadanos también se pregunta cómo es posible que el Ayuntamiento avanzase en rueda de prensa el resultado de los informes el 7 de septiembre pasado, cuando estos no se adjudicarían hasta octubre y diciembre.

"Más exigencias que las que marca el derecho"

El Ayuntamiento, gobernado por Ahora Madrid, alegó ayer que los informes fueron encargados el 31 de julio, “tras detectarse su necesidad”. El Consistorio argumenta que las adjudicaciones “no solo se ajustan a la legalidad, sino que cumplen más exigencias que las que marca el derecho”. “Primero se encarga el trabajo y, una vez emitida la factura, se tramita el contrato [se adjudica]. El estudio se finalizó en septiembre, cuando se hizo oficial”.

Fuentes municipales niegan, además, que uno de los informes sea sobre la fachada, a pesar de que así se refleja en la documentación oficial. “Los dos son sobre la estructura, ya que la fachada no se puede tocar, y ambos amplían uno realizado por los técnicos municipales. Lo que se pretendía era presentarle varias propuestas al inversor para que las valorara”. Y añaden: “Se eligió a estos profesionales porque son expertos en estructuras arquitectónicas. Su reconocido prestigio es incuestionable”.

El Consistorio no explicó, sin embargo, qué hubiera ocurrido si ambos gabinetes de arquitectura hubiesen presentado una factura superior a los 18.000 euros, que es el límite para sacar a concurso cualquier contrato.

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, manifestó ayer que el Ayuntamiento “lo ha hecho todo mal”. “El Gobierno no nos ha facilitado los informes. No sabemos en qué hemos gastado ese dinero y por qué se ha elegido a estos gabinetes, que reconocemos que son de prestigio”.

Más información