El temporal deja sin clase a más de 2.200 alumnos de 37 centros

La flota permanece amarrada por la alerta naranja. El fin de semana suma un balance de más de 70 accidentes en las carreteras gallegas

La nieve, el hielo y temporal han dejado este lunes sin clase a un total de 2.224 alumnos matriculados en 37 centros ubicados en las provincias de Lugo y Ourense, cuatro más de los previstos inicialmente por la Xunta. El mal tiempo ha dejado también sin actividad al sector pesquero, porque la flota permanece amarrada a causa de los sucesivos temporales, con una alerta que ha pasado desde el viernes de naranja a roja y hoy vuelve al nivel naranja. Los trabajos durante el domingo han podido restablecer, sin embargo, el tráfico en el Corredor do Morrazo y en el ferrocarril entre Vigo y Ourense, que permanecían cortados, como otras muchas vías, por desprendimientos de rocas y avalanchas de tierra.

En toda Galicia se han registrado durante el fin de semana al menos 75 accidentes de tráfico que necesitaron asistencia, uno de estos, en Carballo, con un joven fallecido. Para evitar siniestros, la Guardia Civil vigiló durante la tarde y la noche las salidas de Galicia a través de las autovías. Los quitanieves no cesaron de trabajar en los pasos de Pedrafita y A Canda, donde, especialmente por la noche, la circulación de tráfico pesado sufrió importantes restricciones.

Las fuertes nevadas que están registrando las montañas de Lugo y Ourense desde este domingo han provocado que numerosas aldeas hayan quedado incomunicadas e incluso afectadas por cortes de luz, ante lo que técnicos de distintos servicios trabajan "a destajo" para tratar de normalizar la situación.

La nieve dificulta la circulación en el paso de A Canda (Ourense) durante la noche.

Según ha informado a Europa Press el alcalde de Pedrafita, Xosé Luis Raposo, en la madrugada de este lunes quedaron incomunicados por turismo el 100% de los núcleos de población de este ayuntamiento lugués. Solo con todoterrenos, y "aún así con dificultades", podía algún vecino desplazarse por esta zona de la montaña de Lugo.

La nieve ha seguido cayendo durante toda la mañana y el mediodía de este lunes, y lo ha hecho con una cota muy baja, ya que está afectando a municipios más bajos como Becerreá. Parte de las aldeas de Pedrafita quedaron sin luz pero sobre el mediodía el regidor ha estimado que este problema quedase solucionado, ya que un todoterreno abrió paso a los técnicos de una empresa contratada por Fenosa para resolver esta incidencia.

Además, Raposo ha informado de un desprendimiento de tierra en su consistorio, en el que trabajaran cuando acaben de retirar la nieve, con quitanieves y otros vehículos. Espera poder solucionar todo tipo de averías y normalizar la situación por la tarde, en caso de que se cumplan las predicciones meteorológicas y cesen las precipitaciones.

Por su parte, el alcalde de Manzaneda, David Rodríguez, ha señalado que desde las 10,00 horas todos los pueblos de este municipio ourensano están comunicados, gracias al trabajo con quitanieves, palas, vehículos todoterrenos y máquinas que suministran sal sobre las vías. También, ha destacado, se está "trabajando a destajo" para despejar el acceso a la estación de esquí de Manzaneda a través del consistorio, aunque dispone de otros puntos a través de los cuales se puede llegar a ella.

La acumulación de nieve durante la madrugada y la mañana, según ha resaltado, ha llegado a más de metro y medio en algunos sitios, por lo que Rodríguez ha constatado que se vivirá "una tarde difícil" de labores para normalizar la situación.

Según datos facilitados a Europa Press por la Consellería de Educación, en la provincia lucense eran 15 los centros de 13 ayuntamientos en los que se había decretado la suspensión de las clases, si bien cinco más de otros tantos municipios se vieron afectados por las condiciones meteorológicas.

Se trata de Quiroga, Castroverde, Meira, Sarria y Vilalba; que se suman a Baleira, Baralla, Becerreá, Cervantes, Folgoso do Courel, A Fonsagrada, O Incio, Navia de Suarna, As Nogais, Pedrafita do Cebreiro, Samos, Triacastela y Muras. En todos ellos han sido 924 los alumnos que no han podido asistir a clase.

En cuanto a la provincia ourensana, se ha cumplido la previsión inicial de la Xunta y ningún centro al margen de los 18 en los que se habían suspendido las clases registró ninguna incidencia.

Estos 18 centros se ubican en 13 ayuntamientos: O Bolo, Carballeda de Valdeorras, Castro Caldelas, A Gudiña, Maceda, Manzaneda, A Mezquita, A Pobra de Trives, Riós, A Veiga, Viana do Bolo, Vilariño de Conso y Xunqueira de Espadañedo. En total, fueron 1.300 alumnos los afectados.