Las víctimas de los Maristas piden indemnizaciones al centro

Exalumnos reclaman al juzgado que el centro presente la póliza de responsabilidad civil para afrontar futuras indemnizaciones

Las víctimas del exprofesor de gimnasia de Maristas de Sants-Les Corts y pedófilo confeso, Joaquín Benítez, solicitaron ayer al titular del juzgado de instrucción número 6 de Barcelona que la escuela presente en los juzgados la póliza de responsabilidad civil que tiene contratada. El letrado, Iván Fernández, que representa a cuatro de los abusados por Benítez, pretende así que se garanticen las futuras indemnizaciones que, según el abogado, “deberá abonar el colegio a las víctimas de los abusos”.

Un exalumno denuncia abusos en La Salle

Los Mossos d’Esquadra recibieron el pasado viernes una nueva denuncia en la que se acusaba de abusos a un profesor del internado Joan March de La Salle en la Vall d’Aran (Lleida).
El alumno que fue víctima de la agresión sexual tiene ahora 53 años y presentó la denuncia después de explicar, en la emisora Rac-1, las vejaciones a las que fue sometido hace 40 años por un hermano de la congregación que era “diez o quince años mayor” que él. Al acabar la entrevista, los Mossos se pusieron en contacto con la víctima que formalizó una denuncia.
Los agentes iniciaron una investigación para averiguar si el acusado pudo haber abusado de algún alumno más durante los últimos años. El propio denunciante cree que los abusos están prescritos pero que el agresor “podría continuar en activo”.
La congregación educativa de La Salle aseguró ayer que desconocía el caso y se puso a disposición del exalumno afectado para conocer directamente el abuso y de los Mossos d'Esquadra para investigarlo.

El letrado de los exalumnos presentó ayer el escrito en el juzgado antes de que la escuela Maristas de Sants-Les Corts se haya personado como acusación particular en todos los casos denunciados, tal y como manifestó que lo haría, la semana pasada, la dirección del centro.
Para Iván Fernández, el colegio tiene responsabilidad sobre los abusos y agresiones sexuales cometidas por sus empleados. Algunos de los abusos ya han sido admitidos por Benítez por lo que Fernández considera que el centro debe responder también por estos delitos.

Ayer seguían siendo solo dos las causas que permanecían abiertas en los juzgados, la de Benítez y la del monitor del comedor que fue detenido por los Mossos tras ser denunciado el pasado diciembre por las familias de cinco niñas.

Aun así, después de que se destaparan los casos de pedofilia, la policía autonómica ha recibido dos decenas de denuncias que ayer todavía se estaban investigando y que llegarán a los juzgados en los próximos días.

Además de contra el exprofesor de gimnasia y contra el monitor del comedor, las víctimas han testificado contra el actual subdirector, F.M., que la pasada semana fue apartado del cargo por la dirección de la escuela y contra dos exprofesores de primaria A.F. y M.M., este último es el único que ha recibido denuncias por tocamientos cometidos a exalumnas.

El número de testimonios que habían sufrido tocamientos o habían visto comportamientos extraños por parte de los docentes va cada día en aumento. Un exalumno que en la actualidad tiene 50 años y que prefiere mantener el anonimato aseguraba ayer que vio como un profesor, cuyo nombre no aparece entre los denunciados, “metía mano por debajo de la camisa a varios alumnos en clase y luego salía en estado de erección a la pizarra”.

A parte de los abusos hay una constante entre varios exalumnos que denuncian que las paredes del centro son testigos de decenas de castigos físicos de los que los alumnos eran víctimas.
Benítez quedó el pasado seis de febrero en libertad con cargos tras admitir diversos episodios de carácter pedófilos con sus exalumnos. Entonces las víctimas no se habían constituido como acusación y fue la semana pasada cuando recurrieron ante la Audiencia de Barcelona la libertad del exprofesor de gimnasia. Ayer el alto tribunal todavía no se había pronunciado.