La versátil danza de Mal Pelo, en cuatro espectáculos en el Mercat de les Flors

La compañía hace una única función de 'Istanbul', con Jordi Savall y Hespèrion XXI

El arrollador, poético, versátil y rudo baile de Mal Pelo, uno de los grupos más carismáticos de danza contemporánea de nuestro país, inunda el Mercat de les Flors de Barcelona. Durante tres semanas presentará cuatro espectáculos diferentes. El más esperado es el de hoy, Istanbul, nacido de la colaboración de este grupo con Jordi Savall y el grupo musical Hespèrion XXI. María Muñoz, directora de Mal Pelo junto a Pep Ramis desde 1989, explica la razón de estas actuaciones: “Nuestra compañía ha estado vinculada al Mercat de les Flors durante varios años y ahora, cuando este periodo está a punto de finalizar, hemos querido bailar varias coreografías como broche de este ciclo”. La programación comenzó el pasado jueves con El quinto invierno —que se podrá ver el 19, 20 y 21 de febrero en la sala MAC—, un hermoso e íntimo dúo, con textos de Erri de Luca, que interpretan Pep Ramis y María Muñoz. Estrenado en la pasada edición del Grec, fue uno de los espectáculos más aplaudidos. El torrente coreográfico de estos dos creadores se estiliza para realizar una profunda reflexión sobre las vivencias de una pareja en un espacio desnudo en el que esperan, en silencio, que pase otro invierno. “Desde su estreno en el Grec hemos realizado diversas actuaciones con El quinto invierno y ahora la pieza llega al Mercat más cohesionada. El espectador verá mejor los detalles, las pequeñas cosas que unen y separan a la pareja protagonista”.

Hoy, también en la Sala MAC, se realizará una única función de Istanbul. La cosmopolita ciudad turca, mezcla de pueblos y culturas, de idiomas y música ha sido la fuente de inspiración de esta intensa obra, que tiene unos colaboradores de excepción: Jordi Savall y el grupo Hespèrion XXI, que actuarán junto a los bailarines de Mal Pelo. La música culta de la época otomana y popular armenia, sefardí y turca entablará un apasionante diálogo con el fluido vocabulario coreográfico del que harán gala los bailarines de Mal Pelo. “Jordi Savall tiene un CD con estas músicas y nos propuso el encuentro con nuestro baile. El resultado es lo que se verá en el Mercat en una función única, una ocasión irrepetible”, dice María para quien trabajar con ese tipo de melodías “ha sido una experiencia muy interesante que nos ha llevado a acercarnos a una época del pasado sin que nuestro movimiento pierda su esencia, su contemporaneidad. Istanbul está concebido como un concierto y nuestro baile se esculpe al son de las cromáticas músicas”.

Otra interesante pieza es 7 lunas que se bailará los días 17 y 18 de febrero, en la Sala Pina Bausch. María Muñoz habla con entusiasmo de esta obra: “7 lunas nace del mi encuentro con el cantaor y músico Niño de Elche en el ciclo Ciutat Flamenco de 2013 que organiza el Mercat de les Flors. Entonces era un dúo que duraba unos 15 minutos y en él exhibíamos nuestros diferentes vocabularios, a la vez que nos provocábamos para ir descubriendo nuevas forma de expresión conjunta. Pienso que esta coreografía es un poco gamberra, un poco lunática, por esos le pusimos ese nombre”.

Una pareja comprometida

En enero de 1989, María Muñoz (Valencia 1963) y Pep Ramis (Manacor 1962) forman el grupo de danza Mal Pelo. Desde el principio, han basado su trabajo en una búsqueda constante de lenguajes, que ha derivado en un baile sólido, contundente y con un fluido y rico vocabulario gestual. Mal Pelo ha presentado, entre otros, los espectáculos Quarere (1989), Sur-Perros del Sur (1992), La Calle Del Imaginero (1996), Orache (1998), El Alma del Bicho (1999), L'animal a l'esquena (2001), Atrás los ojos (2002), Bach (2004), Atlas (2005). En 2006 estrenaron con textos del autor británico John Berger, en el TNC, Testimoni de llops y en el 2008, en Teatre Lliure, He visto caballos. Han recibido, entre otros, el Premi Nacional de Dansa 2002 de la Generalitat y el Premio Nacional de Danza 2009/ Modalidad de creación otorgado por el INAEM-Ministerio de Cultura.

En 2001, los dos impulsaron L'animal a l'esquena, un centro de creación e intercambio multidisciplinar situado en una masía de 19 hectáreas, en Celrà (Girona). Un refugio que fomenta la experimentación entre directores de escena, músicos, vídeo artistas, teóricos y bailarines que acuden a participar en residencias, talleres y laboratorios.

El último espectáculo del ciclo —20 y 21 de febrero en la Sala Pina Bausch — será Bach, el extraordinario solo con música del compositor alemán, del que María Muñoz hacía una interpretación inolvidable: “Lo he bailado muchas veces y con el paso de los años lo he ido adaptando a mis condiciones físicas”. Esta vez en el Mercat no lo interpretará María sino Federica Porello, bailarina de la compañía: “Fue Cesc Casadesús —director del Mercat de les Flors— quien me aconsejó que le enseñara esta coreografía a Federica y estoy encantada de haberlo hecho, ella es más etérea que yo y la coreografía toma otra dimensión”.