Selecciona Edición
Iniciar sesión

Caduca el convenio de la Cátedra de la Memoria tras seis años de vigencia

El convenio que se firmó en febrero de 2010 para “el desarrollo de la cátedra extraordinaria de la memoria histórica” caducó anteayer. La vicerrectora de la Universidad Complutense, Isabel Fernández Torres, asegura que “todas las partes firmantes entienden la conveniencia de continuar con un proyecto pionero”, pero aclara: “En este momento, la cátedra está caducada. En tanto no se firme un nuevo acuerdo de colaboración, no tendrá vigencia”.

La vicerrectora especifica, además, que con la firma del nuevo convenio la cátedra deberá adecuarse al nuevo reglamento que el Consejo de Gobierno de la Complutense aprobó el pasado 15 de diciembre y que disciplina la creación de cátedras extraordinarias, organismos que define como “una forma de colaboración de la Universidad con otras entidades (fundaciones, asociaciones, centros de investigación Administraciones públicas y, en general, cualesquiera entidades públicas o privadas)” para llevar a cabo actividades “especialmente de docencia e investigación”.

El mismo acuerdo especifica también que las cátedras se establecerán por un mínimo de tres años y “con una dotación económica mínima de 30.000 euros”. Hasta ahora, según Torres, “la Cátedra no cuenta con presupuesto o dotación fija alguna”, sino que “las partes integrantes en el convenio han venido colaborando puntualmente en el desarrollo de actividades”.

La Fundación Primero de Mayo de CC OO, la Fundación Francisco Largo Caballero, y la Asociación de la Memoria Social y Democrática (Amesde) son los otros firmantes del convenio. Jaime Ruiz, presidente de Amesde, asegura que existe la voluntad de extender el acuerdo, pero aclara que pedirá que “se les informes más sobre las actividades de la cátedra”.

Con respecto a esas actividades, Torres insiste en que “las partes han convenido que se irá trabajando en la elaboración de propuestas y un plan de actividades a desarrollar por la Cátedra”.
La cátedra está dirija por Mirta Núñez Díaz-Balart, que también dirige el Departamento de Historia de la Comunicación Social de la Universidad Complutense. En su actividad de investigación, Díaz-Balart ha dedicado especial atención, según se lee en la páguina web de la Cátedra, “a la II República, la Guerra Civil y la dictadura del general Franco”, y ha escrito “23 artículos en revistas científicas, colaboraciones en prensa, más nueve prólogos o introducciones a diversos libros y seis libros”.

Catedráticos y doctores

El coordinador de programas de la cátedra es Sergio Gálvez Biesca. Doctor en Historia Contemporánea, ha sido profesor en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Buenos Aires y se ocupa de historia del movimiento obrero y de “las políticas de la memoria en la España del tránsito del siglo XX al siglo XXI”.
La cátedra cuenta con un Consejo Ejecutivo formado por nueve historiadores. Entre ellos destacan Alicia Alted, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y Manuel Álvaro Dueñas, profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid. Existe además un Comité asesor del que forman parte académicos de otras universidades españolas e internaciones.