Madrid carece de plan para la recuperación del lince

En noviembre un estudio de la Universidad Complutense halló nueve excrementos en el sureste de la región

En noviembre del año pasado salió a la luz un trabajo de la Universidad Complutense que revelaba el hallazgo de nueve excrementos de lince en el sureste de la región. La normativa autonómica y estatal obliga a la elaboración de un plan de recuperación y conservación de la especie, que todavía está pendiente. Pero, hasta el momento, la Comunidad de Madrid no se ha puesto en contacto con los investigadores, reconoció ayer el director general de Medio Ambiente en una comparecencia ante los grupos políticos en la Asamblea de Madrid.

El profesor de Ecología Germán Alonso, tutor del estudio de fin de Master que localizó nueve excrementos de lince en el sureste de la región el año pasado, explicó ayer ante la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea de Madrid que las muestras recogidas podrían corresponder a tres o cuatro linces.

El investigador compareció a petición del PSOE. Para asegurarlo con rotundidad, es necesario acometer nuevas pruebas de ADN que permitirían determinar si los restos pertenecen a diferentes ejemplares. Pero esta certificación implica un desembolso que las maltrechas arcas universitarias no se pueden permitir.

Los excrementos se hallaron a lo largo de 13 recorridos marcados en los terminos municipales de Villamantilla, Navalagamella, Robledo de Chavela y el río Guadarrama. Las conclusiones a las que llegó el estudio sugieren la existencia de una población de lince con cierta estabilidad en la región. “La Comunidad tiene que asumir que su territorio es apropiado para tener lince”, recalcó el profesor Alonso. En su opinión, el Gobierno regional debe adquirir el compromiso de conservar la especie y asegurar que va a tener en cuenta al lince a la hora de aprobar proyectos y dar licencias.

 

Un estudio sin valorar

 

De momento, el Gobierno regional no ha elaborado un plan de recuperación y conservación de la especie. Una obligación legal, como le recordaron al director general de Medio Ambiente Mariano González los representantes del PSOE, Ciudadanos y Podemos en la misma Comisión.

González admitió que no existe ningún programa específico para la especie. “Hay mucho trabajo por hacer y somos pocos, me gustaría tener más medios”, dijo. Al mismo tiempo informó de que no ha podido valorar el estudio, porque no se lo han hecho llegar. En todo caso, matizó González, no se tiene constancia “oficial” de la presencia de una población estable de lince ibérico en Madrid con capacidad reproductora.

También indicó que la Universidad debería haber remitido los excrementos a Doñana, y que no se mantuvo la cadena de custodia, que se garantiza con la presencia de agentes forestales o del Seprona. Aun así, manifestó que “en ningún caso” cuestionaba el estudio. Germán Alonso respondió que lo es muy complicado avisar a un agente cada vez que se sale al campo. “Se llevan a cabo cientos de estudios”, explicó. En todo caso, cuando el autor de la tesis emprendió el trabajo la idea que llevaba en la cabeza es que no había lince, “porque es la creencia generalizada”, concluyó.

Más información