Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sargadelos logra obtener beneficios y sale del concurso de acreedores

La emblemática empresa, con 110 trabajadores, tendrá que abonar cinco millones de deuda en un plazo de entre cinco y 12 años

Santiago de Compostela

Sargadelos obtuvo en 2015 un beneficio de unos 70.000 euros y ahora, tras la firma del convenio de acreedores con la que sale del concurso en el que estuvo inmersa durante los dos últimos años, tendrá que abonar algo más de cinco millones de deuda en un plazo que oscila entre los próximos cinco y 12 años.

El consejero delegado de Sargadelos, Segismundo García, ha comparecido este miércoles ante los medios de comunicación tras firmar en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de A Coruña el convenio que le permite una quita algo superior al millón de euros. Si la empresa debía unos siete millones entre bancos y Administraciones, ahora le restará por abonar ese millón de euros que, "grosso modo", García ha explicado que resulta tras la rúbrica del acuerdo con los acreedores.

Según ha concretado García, se adhirieron al acuerdo en torno al 90% de los acreedores, tanto de la fábrica de Cerámicas O Castro, en Sada (A Coruña), como de la de Sargadelos, en Cervo (Lugo). Por parte de las entidades financieras, formaban parte del 'pool' BBVA, Abanca, Santander y La Caixa, con unos 2,5 millones de euros de deuda; mientras que la Tesorería de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y el Fogasa eran los representantes institucionales.

De estos últimos, Fogasa --institución de garantía de los créditos salariales ante la insolvencia del empleador--, con en torno a 1,5 millones de deuda, según García, "ni ha contestado" al convenio singular que le trasladó el grupo, al tener en cuenta que sus créditos --como la mayor parte de los que contrajo la firma-- eran de carácter privilegiado, lo que implica unas condiciones distintas a si fueran ordinarios o subordinados. El consejero delegado ha admitido que "lo ideal sería que hubiera contestado", ya que no es lo mismo empezar la nueva etapa con ese 1,5 millones de deuda, que si este fondo hubiera aceptado la petición del 50% de quita que le trasladó el grupo.

Con todas sus particularidades, el convenio rubricado va a permitir "la viabilidad" de la empresa "si las cosas se desarrollan" como esperan sus gestores. Sargadelos tenía "pocos" acreedores tradicionales, que aceptan con este acuerdo un 50% de quita de su deuda --menos del 20% de los créditos de los bancos eran ordinarios--. En el caso de la parte privilegiada, la mayoritaria, la quita varía en cada uno de los casos --tanto en bancos como en la Seguridad Social y en la Agencia Tributaria-- entre ninguna, el 30% y el 50%, según ha explicado el consejero delegado.

Y es que la mayor parte se trata de créditos "muy afianzados", según ha apuntado, en referencia al "importante" patrimonio inmobiliario del grupo, lo que, en su opinión, en estos momentos, supone una "ventaja". La empresa --y también las divisiones inmobiliarias de las entidades financieras-- tiene puesto a la venta su edificio en pleno casco histórico compostelano, y también quiere deshacerse del Instituto Galego da Información (IGI), a las afueras de Santiago y fundado en 1977 por el intelectual Isaac Díaz Pardo, a su vez fundador, junto a otros socios, de la propia Sargadelos.

Aún consciente de la situación del mercado, Segismundo García, que ha cifrado en casi cuatro millones la tasación profesional del edificio del centro y en siete millones la del IGI, ha destacado que el precio "se rebajaría" y ha resaltado que "comprar inmuebles ahora" a Sargadelos es "una gran oportunidad".

El consejero delegado de Sargadelos ha reconocido que, en estas circunstancias, la compañía sale del concurso pero para afrontar una "situación complicada" por la deuda que deberá abonar en los próximos ejercicios, y ha abogado por una "especialización" productiva en cada uno de los dos centros, evitando duplicidades. García ha señalado que el objetivo es continuar con los dos centros "especializándolos", ya que observan un "exceso" de capacidad productiva. "Pero no querríamos prescindir de ninguna de las fábricas", ha asegurado. En 2016 --cuando espera "volver" a dar beneficios-- y en 2017 iniciarán nuevas líneas de producto, y el consejero delegado ha apuntado que "podría ser" que empezasen a trabajar en marca blanca.

"Lo que no tiene sentido es hacer los mismos productos en las dos fábricas", ha incidido, antes de advertir de que hay "disfunciones" que intentó "corregir" pero "le fue imposible", algo que ha reprochado a "presiones de los sindicatos", pero también del administrador concursal. García se ha extendido en criticar a las organizaciones sindicales "Estamos hoy aquí a pesar de los sindicatos", ha llegado a afirmar, y ha añadido que la decisión de que se despidiera a 70 trabajadores no la tomó él pero que la habría adoptado de estar al cargo de la compañía.

En cuanto al futuro de los trabajadores, actualmente unos 110 entre las dos plantas, el también accionista mayoritario de Sargadelos ha resaltado que "o hay que cerrar o va a haber que contratar mano de obra". Asegura que antes de salir del concurso, desde que él está al frente como gestor, se contrató a una decena de personas, distintas de las que salieron con el último ERE.