Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La oposición critica a Borràs el fichaje de Colomines, exdirector de la CatDem

Todos los grupos, salvo JxSí y la CUP, reclaman a la Generalitat que salde su deuda con los municipios

La mayoría de grupos de la oposición han criticado este miércoles en el Parlament el nombramiento del doctor en Historia Contemporánea y profesor de la Facultad de Geografía e Historia de la Univesidad de Barcelona Agustí Colomines como director de la Escuela de la Administración Pública de Catalunya al sostener que no es la persona más idónea para ocupar el cargo. Colomines dirigió entre 2007 y 2013 la fundación CatDem, registrada en agosto por su supuesta implicación en la presunta financiación ilegal de Convergencia. Ciudadanos, PSC y Catalunya Sí que es Pot han cuestionado el nombramiento mientras el PP y la CUP han evitado mencionarlo.

En una comparecencia en la comisión de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, la consejera Meritxell Borràs ha recordado que Colominas solo lleva una semana en el puesto y ha pedido que, como le han trasladado a ella, le valoren por su actuación. “Tiene 30 años de experiencia académica. Valoren su trabajo y no lo juzguen previamente”, ha señalado. Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos, ha afirmado que la designación era para compensar los “servicios prestados en la CatDem para financiarse ilegalmente. O no se enteraba mucho. Y este señor es el ideólogo del dret a decidir, el que dijo que era una chorrada porque en realidad es el derecho a la autodeterminación. Espero que no sea indicador de los tintes que tendrá la Escuela”.

Marc Vidal, diputado de Catalunya Sí que es Pot, no ha dudado de que Colomines es “un excelente profesional” y ha apelado a la estética de la designación. “Yo soy de los viejos. ¿Qué mensaje se da a la ciudadanía y al personal público? La CatDem está en el foco de una investigación judicial aunque él no tenga nada que ver. No sé si reúne imparcialidad e independencia suficiente para el cargo”, ha subrayado.

Todos los grupos de la oposición, salvo Junts pel Sí y la CUP, han reclamado a Borràs que la Generalitat salde la deuda que tiene contraída con los Ayuntamientos catalanes y han lamentado que las corporaciones locales estén actuando de banco de la administración catalana. Ciudadanos, PSC, Catalunya Sí que es Pot y PP han calculado la cifra entre 900 y 1000 millones de euros. La consejera ha admitido no disponer con exactitud del montante pero afeó al resto de grupos que recriminen ese impago cuando el Estado a su vez está sometiendo a la Generalitat a una asfixia económica “premeditada”.

La diputada socialista Eva Martínez ha recordado que el Parlament aprobó hace tres años una moción para que se hiciera publico el importe de la deuda a los municipios con un calendario de pago y aún no se ha cumplido. Por ello, ha puesto en duda que Borras pretenda en 18 meses culminar los objetivos que se ha fijado su departamento. Según el PSC, la deuda es de 900; Ciudadanos, los sitúa entre 900 y 1000; Sí que es Pot en 1000 y el PP en 667 millones de euros. Mireia Vehí, de la CUP, ha puesto el acento en la desmesura de que los Ayuntamientos o la Generalitat deban de pagar intereses derivados de acogerse al FLA. Borras ha reconocido la deuda y ha reprochado que el resto de grupos no se alineen con la Generalitat en reclamarla. “Entiendo que nos pidan que seamos escrupulosos pero ayúdennos a pedirlo”, ha señalado.

Durante su comparecencia, Borras ha justificado que su departamento gestione el parque de pisos por ser los municipios los que conocen de primera mano las necesidades de los ciudadanos y ha recordado que el tripartito de izquierdas vinculó a su juicio dos áreas aún más inconexas como son vivienda y medio ambiente. La consejera ha rechazado, como le han espetado PP y Ciudadanos, que utilice los Ayuntamientos en beneficio del proceso soberanista. Carrizosa ha lamentado que las subvenciones a diarios digitales son superiores al gasto en vivienda.