Mas asegura que “estaba todo podrido” en la negociación con la CUP

El expresidente considera "delirante y altamente vergonzoso" que acabase condenado por el 9-N

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha revelado este lunes que pensó apartarse de la reelección antes del inicio de la campaña de las elecciones generales del 20 de diciembre si a cambio se aceptaran unas condiciones muy parecidas a las que finalmente pactaron la CUP y Junts pel Sí.

Si no se retiró, ha dicho Mas durante una entrevista en RAC1, fue porque estaba a punto de iniciarse la campaña electoral, el 3 de diciembre y "se hablaría mucho del tema durante días". Además de eso, Mas ha dicho que si no renunció fue porque la CUP aún no había tomado la decisión expresa de vetarle y por los mensajes que le llegaban de la formación anticapitalista de que finalmente podrían apoyarle.

"Lo tenía perfectamente en la cabeza y escrito en sus puntos principales", ha asegurado Mas, quien ha relatado también que finalmente se pudo desbloquear la situación porque se recuperó la idea que él había planteado de que dos diputados de la CUP apoyasen a Junts pel Sí para lograr una mayoría estable en el Parlament.

Con todo, Mas ha revelado que no pensaba que se pudiera alcanzar el acuerdo y que el día 7 de enero, la víspera de que se anunciara el acuerdo, estaba convencido que no se llegaría al pacto con la CUP y que prueba de ello es que reunió a sus colaboradores para preparar la convocatoria de las elecciones, al lunes siguiente. "Estaba todo tan podrido de tres meses, cansancio y desconcierto, que yo pensaba que esto ya no era resoluble", ha dicho Mas.

El expresidente catalán ha explicado también que en el último mes ha hablado "en muchas ocasiones" con su sucesor, Carles Puigdemont, y que le ha encargado que, de manera discreta, realice "gestiones a nivel internacional" que no ha precisado.

Mas también ha explicado que le parecería "delirante y altamente vergonzoso" que acabase condenado por organizar la consulta del 9 de noviembre y ha apostillado que el simple hecho de que se celebrase el juicio supondría una "campaña internacional" a favor del proceso soberanista catalán.

En clave de política española, el expresidente catalán ha vaticinado que Mariano Rajoy no será presidente del Gobierno, aunque también ha admitido que no se atrevía a hacer un pronóstico sobre quien ocupará La Moncloa. En cualquier caso, Mas ha asegurado que Rajoy "se ha ganado a pulso" la situación en la que se encuentra, "porque ha hecho todo lo posible" para que sea así.