Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Ebro vuelve a levantarse contra el plan de cuenca del PP

Miles de personas marchan para evitar que se amplíe un 50% el regadío

Miles de personas se manifestaron este domingo en Amposta para protestar contra el plan de cuenca del Ebro aprobado por el Gobierno, que amplía un 50% las hectáreas de regadío en el curso alto y medio del río. La Plataforma en Defensa del Ebro se había pasado las últimas semanas llamando a la movilización y la respuesta fue masiva, hasta el punto que fue la más multitudinaria registrada en la zona hasta la fecha. Participaron representantes de todos los partidos excepto del Partido Popular y Ciudadanos.

Amposta quedó colapsada y, a pesar de que el recorrido previsto inicialmente se alargó para dar cabida a todos los participantes, la cola de la manifestación apenas pudo avanzar. Los organizadores cifraron la asistencia en más de 50.000 participantes, sin que ninguna administración facilitara un recuento oficial.

A las doce en punto del mediodía el nudo metálico que simboliza la lucha antitransvase era levantado del suelo y sus portadores empezaban a andar

Todos los partidos menos PP y C's claman contra el Plan del Ebro

Una hora y media más tarde la cola de la manifestación aún no se había movido de sitio. La Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) quería una movilización multitudinaria para dejar visible el rechazo que genera el plan de cuenca aprobado el 8 de enero por el consejo de ministros en funciones.

Representantes de todas las formaciones políticas, excepto de PP y Ciudadanos, apoyaron una marcha que predica la necesidad de unos caudales mínimos en el tramo final del río para garantizar la supervivencia del ecosistema del Delta del Ebro. Convergència, que en 2001 apoyó otro plan hidrológico que preveía unas consecuencias parecidas al actual, se ha apuntado ahora a la movilización. Entonces, Jordi Pujol ofreció su apoyo a José Maria Aznar para impulsar el Plan Hidrológico Nacional. Ayer, detrás de una de las pancartas, Josep Rull, consejero de Territorio de la Generalitat, ponía de relieve que la batalla para conservar unos caudales ecológicos se basa en "criterios científicos". Aseguró que quienes están contra el plan del PP hablan "el mismo lenguaje que la Unión Europea".

En este sentido, el eurodiputado de Iniciativa per Catalunya Ernest Urtasun, destacó que el plan de cuenca atenta contra "dos directivas europeas".

Joan Antoni Panisello, uno de los lideres de la PDE, celebró el éxito de la marcha y apuntó que es una carta de presentación inmejorable ante la delegación de eurodiputados que visita este lunes el Delta para conocer sobre el terreno los efectos del plan de cuenca del Ebro. Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat, hizo suyo el mensaje que defiende la PDE y aseguró que defender el Delta es un asunto "de país".

"Tenemos más de 100 autocares llegados de fuera", aseguró Panisello. "Jamás hemos juntado tanta gente manifestándose por el agua", se felicitó. Sí se recuerda una manifestación con cientos de miles de participantes en marzo de 2002. Pero fue en Barcelona y en pleno clima de descontento por el pacto que trabaron José María Aznar y Jordi Pujol para el Plan Hidrológico Nacional. "Las Tierras del Ebro tienen una población total de 180.000 personas", recordó Panisello para poner en contexto los datos de ayer en Amposta. En este territorio, el precedente más inmediato de manifestación en defensa del río cabe buscarlo en marzo de 2014. Entonces, unas 10.000 personas marcharon entre Sant Jaume d'Enveja y Deltebre.

A la movilización de ayer también contribuyó la entidad independentista Asamblea Nacional Catalana, que reclutó a miles de manifestantes por toda Cataluña. Por este motivo muchos asistentes a la protesta lucían banderas independentistas, pero también se contaban banderas republicanas o ikurriñas. La transversalidad del rechazo que genera el pan de cuenca es uno de los puntos fuertes que esgrime la PDE para hacer fuerza. "Necesitamos estar unidos" clamó Manolo Tomás, un histórico de las movilizaciones contra el transvase.