El juez reafirma los indicios contra la ‘trama del fuego’ de Castellano

El magistrado atribuye a la red de extinción de incendios los delitos de organización criminal, malversación y cohecho

El juez de Sagunto Héctor Ignacio Santamaría se ha reafirmado este viernes en que existen “indicios racionales” de que el ex delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana Serafín Castellano formó parte de una “organización criminal” dedicada al amaño de contratos de extinción de incendios con medios aéreos en varias autonomías. Castellano fue detenido en mayo de 2015 en su casa de Benissanó (Valencia) y ha negado las acusaciones. La trama tuvo, según el magistrado, ramificaciones internacionales.

En la causa hay una treintena de personas imputadas —investigadas en la nueva terminología judicial—, entre ellos otro ex alto cargo valenciano y tres de la Generalitat de Cataluña.

El magistrado mantiene abierto el procedimiento, que ha dejado de estar bajo secreto, por los supuestos delitos de organización criminal, alteración del precio en concurso público, falsedad mercantil, prevaricación, cohecho, malversación, falsedad en documento público y negociación prohibida a funcionario público.

Los amaños en la contratación de aviones para sofocar incendios forestales afectaron presuntamente a adjudicaciones autonómicas, nacionales e internacionales. En concreto se indaga la extensión de la actividad de la trama en Italia y Portugal.

Los empresarios implicados se habrían repartido el mercado de la extinción de incendios mediante aviones en España, pactado precios de los concursos públicos y sobornado a autoridades. Los registros y detenciones practicados por la policía se extendieron por la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía, Madrid, Extremadura y Baleares.

A Castellano, que fue secretario general del PP valenciano hasta 2014, le regalaron presuntamente un rifle y le invitaron a cacerías. Él ha calificado las acusaciones de “disparate”.