Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Salud recurrirá el decreto estatal de la prescripción enfermera

El Departamento prepara una norma para regular la dispensación de medicamentos por parte de los equipos de enfermería

El consejero de Salud, Toni Comín, no ha tardado ni una semana en atender las demandas de los enfermeros catalanes, en pie de guerra tras la publicación de un real decreto que prohibe al colectivo profesional recomendar fármacos a los pacientes o utilizar cualquier producto sanitario sin permiso del médico. Los enfermeros exigieron "amparo legal para poder realizar una práctica habitual en el trabajo clínico cotidiano del colectivo" y Comín ha atendido este viernes a su petición: Salud interpondrá un recursos contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo y pedirá la suspensión cautelar de los artículos más controvertidos y que, a juicio de los enfermeros, los deja en un vacío legal a la hora de desempeñar su trabajo. 

"Salud reitera que está en contra de que sea necesaria una acreditación para ejercer la indicación autónoma de medicamentos", ha manifestado el Departamento en un comunicado. El consejero ha apostillado que la Generalitat está en contra de la norma "por razones de fondo y forma" y ha aceptado pedir la suspensión cautelar de los artículos que pidió el colectivo profesional. El real decreto exige que, para prescribir fármacos, los enfermeros han de tener una autorización de un organismo de la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad. La norma contempla que los enfermeros "podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica" pero para ello "será necesario que el correspondiente profesional prescriptor [el médico, el odontólogo o el podólogo] haya determinado previamente el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica clínica y asistencial a seguir".

El consejero ha avanzado que el Gobierno catalán quiere crear un decreto catalán propio que regule la indicación de los medicamentos. “Hemos activado encuentros fluidos con todas las partes y sabemos que nos pondremos de acuerdo con el contenido de esta norma catalana, que queremos construir desde el máximo consenso e incluyendo al máximo número de actores posibles", ha manifestado el titular de Salud. Comín ha garantizado que el decreto catalán tendrá toda la cobertura jurídica necesaria y ha asegurado que lo pondrá en marcha "con la máxima celeridad".

Por su parte, los enfermeros han celebrado la decisión del consejero porque mejora el amparo legal para garantizar el servicio dispensado. Sin embargo, han apremiado a Salud para que concrete rápidamente "contenido y fecha" del nuevo decreto catalán. "Desde la Comisión de Crisis pedimos que se trabaje el texto de la norma catalana para que sea un buen instrumento para garantizar la calidad del servicio y la seguridad de las personas, que el real decreto pone contra las cuerdas", han defendido.