Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pere Navarro, imputado por tráfico de influencias en el ‘caso Mercurio’

El exalcalde de Terrassa y exlíder del PSC está citado para declarar el 24 de febrero

Pere Navarro, exalcalde de Terrassa y exlíder del PSC, ha sido imputado por un presunto delito de tráfico de influencias en el caso Mercurio, de corrupción urbanística en la ciudad de Sabadell. La juez de Sabadell que instruye la investigación, Beatriz Faura, lo ha citado a declarar el próximo 24 de febrero en calidad de investigado (imputado en la anterior denominación judicial), según ha confirmado este viernes la plataforma Sabadell Lliure de Corrupció, que ejerce de acusación popular en el caso. De hecho, esta entidad pidió a mediados de diciembre la imputación de Navarro.

Tras conocer su imputación, Navarro ha defendido su inocencia a través de un comunicado publicado este viernes. En el escrito, el ex primer secretario de los socialistas catalanes asegura que ha actuado "en todo momento dentro de la legalidad" y ha pedido que el proceso judicial se lleve a cabo con la máxima celeridad.

La posible implicación del exlíder socialista se enmarca en el pieza 29 del caso Mercurio (actualmente tiene 33) que investiga las gestiones del exalcalde de Sabadell, Manuel Bustos, con los miembros del Consell Audiovisual de Catalunya (CAC) para conseguir la concesión de un nuevo canal de televisión al empresario Nicola Pedrazzoli, propietario de Canal Català y de la antigua televisión local de Sabadell, que mantenía una buena relación con el exalcalde.

Además de Navarro, esta pieza ya ha supuesto la imputación del mismo Manuel Bustos, de Nicola Pedrazzoli y también de Jaume Collboni, exportavoz del PSC y actual jefe del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Barcelona. Según las conversaciones telefónicas, el exalcalde de Sabadell y el empresario maniobraron para conseguir que los representantes del PSC en el CAC votaran a favor de la concesión de un nuevo canal para Pedrazzoli.

Acuerdo con el Grupo Godó

Ante los problemas económicos que arrastraba Canal Català (formado por diferentes televisiones locales en Sabadell, Rubí o Sant Cugat), Pedrazzoli intenta que la emisora pase a ser de ámbito autonómico. La idea es alquilar al Grup Godó uno de sus canales. En un primer momento se llega a un acuerdo, pero al empresario italiano le hace falta el visto bueno del CAC para cerrar el negocio. Pedrazzoli se queja de la poca predisposición del PSC. “El Consejo Audiovisual de Cataluña estaba gobernado por el tripartito. Al tripartito no le gustaba el proyecto y ha hecho todo el posible imaginable para conseguir que no se hiciera”, dice el empresario, que recurre a Manuel Bustos para desencallar el tema, según consta al sumario del caso.

El exalcalde no duda en ofrecerle su ayuda. “Ahora haré una gestión”. “Hablaré incluso con Pere, iré a saco, ¿de acuerdo?”, dice Bustos en alusión al exlíder de los socialistas catalanes. Para tranquilizar el empresario, el político le explica las gestiones que está haciendo y que, incluso, está dispuesto a sacrificarse. “He hablado con Carme Figueras [miembro del CAC], he hablado con Collboni, he hablado con Balmon [alcalde de Cornellà y alto dirigente del PSC], he hablado con Pere Navarro... Este tema exijo que se resuelva [...] Pere Navarro me dio su palabra de honor que lo resolvería. Porque si no yo me voy, o sea, que plego”, consta a las conversaciones telefónicas grabadas entre febrero y octubre del 2012.

Los exalcaldes de Sabadell y Terrassa hablan por teléfono. Navarro intenta sacar hierro a la oposición del PSC y asegura que la negativa al proyecto se basa en un informe técnico negativo a la concesión. Incluso recomienda a Bustos que se rehaga todo el proyecto.

Finalmente, el grupo Godó cambia de opinión, según recoge el informe policial, y decide no alquilar el canal al empresario italiano, así que este no llega a conseguir sus pretensiones. “Las múltiples gestiones de Manuel Bustos para ayudar en la aprobación del trámite de interés por Nicola Pedrazzoli al CAC no dieron fruto”, concluyen los Mossos.

La juez también ha citado a declarar, pero en esta ocasión como testigo, a cinco personas más vinculadas al Grupo Godó, entre los que se encuentran Javier Godó, conde de Godó y propietario del grupo de comunicación; su hijo, Carlos Godó, consejero delegado del grupo; José Antich, exdirector de La Vanguardia, y Josep Caminal, director general del grupo.

Más información