Los dentistas piden al Gobierno responsabilidades por el caso Funnydent

La Comunidad concedió licencia a las clínicas que cerraron por sorpresa

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM) ha pedido a la Comunidad de Madrid que asuma "la responsabilidad que le corresponda" por haber concedido licencia a las clínicas Funnydent, que cerraron el pasado jueves por sorpresa y sin terminar los tratamientos dentales de sus pacientes. Así lo ha solicitado este miércoles Antonio Montero, presidente de la organización. El dirigente también ha informado de que este organismo se personará como acusación particular en el caso de la presunta estafa, que ha afectado a 50 profesionales (la empresa tenía 120 empleados), a miles de clientes y que mantiene al responsable de los centros, Cristóbal López Vivar, en prisión provisional sin fianza desde el lunes.

Montero ha recordado que el colegio ya denunció a estas clínicas en noviembre de 2014 ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid y ha responsabilizado a la actual legislación, que permite a personas ajenas a la profesión y sin colegiar abrir clínicas dentales, de la situación generada. Ha recalcado que los pacientes se encuentran en situación de "desamparo", con sus tratamientos a medias y con un responsable que no es dentista. Mientras, ha continuado, los profesionales han soportado meses sin cobrar sus salarios, algo que también ha padecido la Seguridad Social, que incluso llegó a realizar un inventario de los centros ante un previsible embargo.

"Para el colegio de odontólogos, el caso Funnydent pone de manifiesto un claro perjuicio contra los derechos de los pacientes y de los profesionales que trabajaban en esas clínicas. Por ello vamos a emprender acciones legales", ha subrayado Montero. Ha explicado, además, que el organismo que preside se ha puesto "a disposición de la Consejería de Sanidad para colaborar y poder tomar las medidas necesarias para paliar las consecuencias y evitar que se puedan repetir en el futuro". Sanidad ya anunció que va a abrir una investigación para determinar si Funnydent cometió un delito al cerrar los centros sin contar con el permiso que todo cierre requiere.

A pesar de que el colegio profesional no cuenta con el número exacto de pacientes afectados, el cirujano de la clínica Funnydent de Alcorcón Álvaro Navajas estima que podrían ser 3.000 las personas con tratamientos activos en las nueve clínicas que poseía López Vivar y que se repartían entre Madrid (siete) y Cataluña (dos).

Montero ha informado de que la sociedad que dirige va a utilizar un canal para comunicarse con odontólogos y pacientes en tratamiento. Para ello, se ha puesto a disposición de los ciudadanos un buscador de dentistas en el que se pueden buscar y localizar a los profesionales a nivel informativo. Sin embargo, el presidente de la COEM ha subrayado que el verdadero problema reside en "cómo vehicular [completar] los tratamientos" de los pacientes, una cuestión "complicada" que se gestionará a través de los dentistas de las clínicas Funnydent, de las que han desaparecido los historiales médicos de los clientes. Algunos testigos aseguran que vieron sacar documentos de los centros en la madrugada del viernes.

ampliar foto
Antonio Montero (c), acompañado por un dentista de las clínicas afectadas (izqda.) y una paciente. EFE

El colegio profesional recomienda a los afectados por el cierre de los centros Funnydent que se dirijan a las autoridades competentes: en primer lugar a la Oficina Municipal de Información al Consumidor y luego a la Policía para denunciar los hechos. También ve positivo que se acuda a la plataforma de afectados de su municipio, ya que una defensa colectiva puede garantizar de modo más eficaz y accesible la defensa de sus derechos. Es lo que ha hecho, por ejemplo, la paciente Marta Martínez, de Fuenlabrada, que comenzó a gestionar su denuncia el viernes y no pudo interponerla hasta el lunes. "Tienes que aportar los documentos que tengas, porque facturas no daban". Además de su tratamiento, las clínicas tampoco han acabado los de su hija y su hermano, una operación que Marta calcula que ha costado a su familia más de 7.000 euros.

Las financieras comienzan a suspender el cobro de las cuotas

La empresa Finanmadrid, que opera con la marca comercial Fracciona, ha decidido este miércoles suspender de forma temporal el cobro de las cuotas de los clientes a los que había concedido préstamos para sufragar tratamientos odontológico con Funnydent, las clínicas dentales que cerraron el pasado jueves por sorpresa dejando a miles de clientes con sus tratamientos sin terminar.

Fracciona ha remitido una carta a sus clientes para informarles de la decisión, que se ha tomado "en este momento de incertidumbre" y ha puesto a su disposición un número de teléfono para cualquier duda que pudieran tener: es el 900 810 202.

El Banco Santander también ha confirmado a EL PAÍS que va a suspender durante tres meses el pago de los recibos de los pacientes. Lo harán para estudiar los casos de forma personalizada: los pacientes que ya han terminado los trabajos deberán pagar y para el resto de casos se buscarán otras soluciones. Algunos clientes aseguran que Findirect, la empresa que financió sus tratamientos, también les ha comunicado que suspenderán el cobro de las cuotas temporalmente, una iniciativa a la que se sumarán otras empresas en los próximos días.