Los cementerios necesitan 24 millones para reparar los años de abandono

Un informe encargado por el Ayuntamiento en octubre señala que un plan de mantenimiento hubiera paliado con creces las "lesiones" de los camposantos desde la privatización de la funeraria en 1992

El Ayuntamiento de la capital, liderado por Ahora Madrid, tendrá que invertir casi 24 millones de euros si quiere rehabilitar los 12 cementerios y dos tanatorios gestionados por la funeraria municipal, que en 1992, cuando gobernaba el PP, se privatizó en un 49% por solo 100 pesetas (60 céntimos de euro). El Consistorio anunció el pasado octubre que acabaría con la privatización de la funeraria en 2016 —el 16 de septiembre de este año expira la sociedad mixta y el gobierno municipal no prorrogará su existencia— y encargó una auditoría sobre el estado de estas instalaciones. En el informe, al que ha tenido acceso este diario, se concluye que son necesarios 23.804.561,66 euros para devolver a los camposantos "las condiciones de habitabilidad, seguridad y servicio que requieren este tipo de recintos". Además, se señala que la falta de mantenimiento ha generado desperfectos añadidos sobre los materiales: "Un plan de inversiones de mantenimiento hubiera paliado con creces las lesiones que se observan actualmente en los cementerios".

La necrópolis que necesita un desembolso más grande es La Almudena: casi 16 del total de 23,8 millones de euros se destinarían a mejorar su estado en el interior, muros, edificaciones y elementos singulares. La Almudena, uno de los cementerios más grandes de Europa, tiene cientos de lápidas destrozadas, con pedazos de piedra en el suelo y el ataúd o la corona a la vista, según los cálculos de la Asociación de Cementerios. El estudio, que no es definitivo y queda a criterio del Ayuntamiento adoptarlo o escoger otras soluciones, estima que se necesitarían 4,85 millones para rehabilitar el interior de este camposanto, 656.000 euros para los muros, nueve millones para elementos singulares y 1,3 millones más para habilitar las edificaciones.

La funeraria municipal, encargada de la gestión de los camposantos y tanatorios —el Sur y el de la M-30—, fue privatizada en diciembre de 1992. El entonces alcalde, José María Álvarez del Manzano (PP), decidió poner en manos de una empresa privada (Funespaña, controlada ahora por Mapfre) el 49% del capital hasta 2016. El Ayuntamiento recibió 60 céntimos por el 49% de las acciones de la funeraria, que acumulaba una deuda de 84 millones de euros, pero que tres años después ganaba nueve millones anuales y había liquidado todo su pasivo. Entre 2003 y 2014, Funespaña logró 63 millones en beneficios.

12 cementerios y dos tanatorios

La auditoría que el pasado octubre encargó el Ayuntamiento recayó sobre 12 cementerios y dos tanatorios gestionados por la funeraria municipal. Según el informe, al que ha tenido acceso este diario, las inversiones necesarias para la rehabilitación del estado de los camposantos son las siguientes:

- Cementerio de Nuestra Señora de La Almudena: 15.908.048,09 euros.

- Cementerio de Canillas: 265.055,20 euros.

- Cementerios Cristo de El Pardo: 112,604,31 euros.

- Cementerio de El Pardo Mingorrubio: 435.718,82 euros.

- Cementerio de Canillejas: 84,799 euros.

- Cementerio de Fuencarral: 1.649.492,70 euros.

- Cementerio de Aravaca: 123.169,93 euros.

- Cementerio de Vallecas: 392.930,09 euros.

- Cementerio de Barajas: 164.574,59 euros.

- Cementerio de Carabanchel: 3.836.353,08 euros.

- Cementerio de Villaverde: 4438.745,89 euros.

- Cementerios Civil y Hebreo: 393.090,04 euros.

- Tanatorio Sur y tanatorio de la M-30.

En 2015, la Sociedad Mixta de Servicios Funerarios preveía un volumen de negocio de 50,3 millones y un beneficio de 900.000 euros. Sus cálculos pasaban por ofrecer 11.034 servicios funerarios básicos. La sociedad cuenta con un pasivo corriente de 8,1 millones, pero su patrimonio neto asciende a 52,8 millones de euros. Aunque en sus estatutos se especifica que al extinguirse la empresa mixta “todos sus activos y pasivo revertirán al Ayuntamiento, careciendo el resto de accionistas del derecho a participar en la cuota de liquidación”, Funespaña planea exigir la mitad de las reservas de la empresa mixta cuando se extinga (es decir, 24,5 millones de euros). Este viernes los representantes de la sociedad se reunirán con técnicos del Ayuntamiento, que harán constar los informes a los que ha tenido acceso EL PAÍS y que señalan la falta de inversiones como uno de los motivos principales que han agravado el estado de los camposantos.

Otros cementerios que también necesitarán inversiones importantes, según el informe, son el de Carabanchel (3,8 millones) y el de Fuencarral (1,6). Además, en la auditoría se especifican partidas de dinero para el camposanto de Aravaca (más de 123.000 euros), Barajas (más de 164.000), Canillas (más de 265.000), Canillejas (casi 85.000), Cristo de El Pardo (más de 112.000), El Pardo Mingorrubio (más de 435.000), Vallecas (más de 392.000), Villaverde (casi 439.000) y Civil y Hebreo (393.090).

La privatización de la funeraria fue juzgada y condenada. La Audiencia Provincial dictaminó en 2008 que la operación fue un regalo para Funespaña: la venta pudo haber reportado al Ayuntamiento 7,4 millones de euros en vez de 60 céntimos. Sin embargo, solo fue condenado (a dos años de inhabilitación para cargo público) Luis María Huete (PP), primer teniente de 1991 a 1995, y ya retirado de la política entonces.

En la auditoría se han inspeccionado 113 edificaciones de los 12 cementerios y dos tanatorios, pero solo 19 han arrojado un acta favorable. El resto de construcciones, señala el informe, requieren de intervenciones por valor de 2.029.654,72 euros para recuperar las condiciones de seguridad y habitabilidad.

En el informe también se señala un posible retorno económico una vez rehabilitados nichos y columbarios en el camposanto de La Almudena, de 13.480.838,72 euros,  y en el de Barajas, de 700.000, en base a las tarifas de servicios de cementerios de este año. Los ingresos por las nuevas sepulturas, sin embargo, "hay que tomarlos con cierta prudencia, ya que se trata de retornos posibles que dependen de concesiones de nichos y columbarios a largo plazo que no serán demandados en un corto periodo de tiempo".

Bien de interés cultural

Sobre La Almudena pesan denuncias políticas y ciudadanas. El PSOE, según adelantó este diario en noviembre, está trabajando en un plan de rehabilitación, inversiones y dinamización para este camposanto. Este jueves, la Asociación de Cementerios entregará en la Comunidad de Madrid un dossier de 80 páginas en el que pide que se declare la necrópolis, sobre la que yacen personalidades como Pablo Iglesias, Dámaso Alonso, Dolores Ibarruri, Tierno Galván, Alberto Aguilera, Ramón y Cajal o Enrique Urquijo, Bien de interés cultural. Después, los representantes de la entidad se acercarán al Ayuntamiento para entregar una copia a todos los grupos políticos con representación municipal para que apoyen la iniciativa.

Más información