Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Aragón depositará la cuna de Sijena en el Museo de Zaragoza

La Generalitat asegura que nadie le ha informado oficialmente de la salida de la pieza de Cataluña

Una semana después de la acción policial realizada en un domicilio barcelonés que acabó con el secuestro judicial de la cuna de Sijena, una pequeña pieza ritual de plata del siglo XVI o XVII originaria del monasterio oscense de Santa Maria de Sijena, se sabe cuál será su destino. Hasta que la justicia decida quién es el propietario --las personas que la pusieron a la venta hace unas semanas en Barcelona por 10.000 euros y que aseguran que la recibieron de las monjas sanjuanistas por haberlas protegido o el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena--, la cuna, que permanece desde el miércoles custodiada en la Jefatura Superior de Aragón, se depositará en el Museo Provincial de Zaragoza, según Javier Lambán, presidente del gobierno de Aragón.

El presidente, tras reafirmar su defensa férrea del patrimonio de su comunidad, aseguró que ha solicitado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Aragón que adopte medidas cautelares para asegurar que este bien permanezca en Zaragoza. Para Lambán, hay que “mover ficha” ante los tribunales después de que la Generalitat haya hecho lo mismo recurriendo la intervención de la cuna. Según el presidente, “hay que ser inmisericordes en la exigencia de que las sentencias se cumplan”. Por eso, acciones como la ejecutada por la policía son “una vía formidable para que por fin se haga justicia y los bienes vuelvan a Aragón".

Vista cenital de la cuna.

De todas formas, Lambán ha avanzado que “insistirá con más entusiasmo que en las últimas décadas en impulsar el diálogo y hablar con el presidente de la Generalitat y el consejero de cultura catalán", para “explorar las vías políticas”.

Y es que, desde hace una semana, que no hay día que no haya una medida encaminada a retener o recuperar la pieza por parte de Aragón o Cataluña, las comunidades enfrentadas por parte de los bienes de este monasterio, un gran foco cultural y religioso desde el siglo XII. Este martes la Generalitat hizo el penúltimo gesto acordando que ningún bien de Sijena, tanto los que se conservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) como los del Museo de Lleida, pudieran salir de Cataluña sin permiso ni conocimiento del consejero de Cultura.

Fuentes de este departamento, que dirige Santi Vila desde hace menos de un mes, aseguraron este miércoles que "oficialmente nadie nos ha notificado el paradero de la cuna". Y que todo lo que saben son por "fuentes no oficiales". Tampoco han recibido respuesta a la carta que enviaron el mismo miércoles al Ministerio del Interior pidiendo explicaciones de la acción policial e interesándose por el paradero y conservación de la cuna.

La cuna se depositará en el museo de Zaragoza pese a la petición por parte del abogado de Villanueva de Sijena que se deposite en las salas acondicionadas del propio monasterio. Pero en la capital aragonesa la cuna no estará sola. En el museo de Zaragoza se conservan otras piezas del monasterio, que el ayuntamiento de Sijena todavía no ha reclamado, como ha hecho con los bienes conservados en Cataluña. Entre ellas, dos tablas del retablo mayor, parte de un retablo dedicado a San Juan Bautista de finales del siglo XV y, sobre todo, una caja sepulcral en madera policromada que formaba parte del panteón funerario de las prioras. Todas llegaron al museo zaragozano en 1921, tras venderlas las monjas.

Más información