Un mercado ecológico en la plaza del Ayuntamiento de Valencia

El tercer domingo peatonal del centro de la ciudad se dedica a productos de la huerta

Mercado ecológico frente al Ayuntamiento de Valencia. I. Z.

La plaza del Ayuntamiento de Valencia ha vuelto hoy a ser peatonal, al tratarse del último domingo del mes. En esta ocasión ha cogido un mercado de agricultura ecológica, además de charlas, demostraciones culinarias, puestos de artesanía y actividades relacionadas con la huerta que rodea la ciudad. Desde su apertura, a las 10.00, la plaza se ha llenado de gente. Las 80 paradas han permanecido abiertas hasta las 17.00.

La circulación ha quedado restringida no solo en el entorno del Ayuntamiento, con solo un carril lateral para el servicio público, sino en calles del centro, como San Vicente o La Paz, que han quedado restringidas a residentes, taxis y autobuses, incluido el Bus Turístic.

Los concejales de Movilidad, Giuseppe Grezzi, y la de Agricultura y Huerta, Consol Castillo, han señalado que la iniciativa bautizada como "De l'horta a la plaça" tiene como objetivo acercar a los ciudadanos "todo lo que hay y se produce en la huerta periurbana de Valencia y poner la agricultura, con su potencial ecológico, económico y de alternativa laboral, en la agenda política".

Castillo ha señalado que se trata de una acción "que complementa a las que ya estamos llevando a cabo para cambiar la alimentación, por ejemplo, en los centros escolares y residencias de mayores". Se quiere evitar, ha añadido el Consistorio, "entrar en colisión o en competencia con los vendedores tradicionales".

El mercado de productos de agricultura ecológica se celebra de forma puntual. Ha quedado descartado que tenga lugar todos los domingos en que la plaza permanece cerrada al tráfico. De un lado porque el Ayuntamiento no es partidario de la apertura comercial en festivos, y ha aprobado restringir las zonas en las que podrá realizarse. Y, del otro, porque podía considerarse una competencia indeseada por parte de los mercados y las tiendas que venden productos agrícolas, incluidos ecológicos, y cierran en festivo.

Diferentes actividades

La plaza está acogiendo el último domingo de cada mes diferentes actividades, como teatro, circo callejero, o una feria contra el cambio climático con una respuesta alta de público. También se está habilitando una zona para patinaje.

El Ayuntamiento anunció hace meses que su objetivo a medio plazo es reducir drásticamente el tráfico en todo el centro de la ciudad, restringiendo progresivamente el paso de vehículos de motor por sus calles, a excepción de los taxis, servicio público y residentes. Entre otros motivos, para mejorar los niveles de contaminación acústica y ambiental.

Una operación cuyos plazos están condicionados a la apertura del gran aparcamiento construido detrás del Mercado Central, en la plaza de Brujas, para evitar que el funcionamiento de este se vea afectado por la peatonalización.

El anuncio del inminente cierre al tráfico del entorno de la Lonja, ha generado a pesar de ello protestas entre parte de los comerciantes del Mercado Central, que temen que produzca una caída de las ventas. El Ayuntamiento ha señalado que el alto nivel de tráfico que soportan los alrededores de la Lonja, un edificio declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996, buena parte del cual es "oportunista" al tratarse de vehículos que cruzan el centro para ir más rápido a otros puntos de la ciudad, ponía en riesgo el mantenimiento de la distinción de la Unesco al monumento.

El Consistorio ha anunciado también la reforma de la plaza de la Reina, cercana a la del Ayuntamiento, que pasará a ser en su mayor parte peatonal. Ha convertido en zona de circulación como máximo a 30 kilómetros por hora el distrito de Ciutat Vella. Y está aumentando el número de pasos de cebra, ampliando las aceras y eliminando carriles de tráfico, que son sustituidos por plazas de aparcamiento para motos.