El fiscal pide 30 meses para una paciente que agredió a una enfermera

El ministerio público califica la presunta agresión como un delito de atentado

La Fiscalía pide dos años y medio de cárcel para una paciente que presuntamente agredió con un puñetazo a una enfermera del hospital Clínic de Barcelona el 26 de noviembre de 2014, y lo considera un delito de atentado.

El juzgado comenzó tramitando la causa como un caso de faltas pero, finalmente, a petición de la acusación particular, entendió que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de atentado y no sólo de lesiones. Con la reforma del Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio, se incorporó expresamente que las agresiones sufridas por profesores o sanitarios podrían constituir un delito de atentado.

En la calificación previa al juicio —todavía sin fecha—, la fiscal relata que la acusada, cuando se encontraba ingresada en la planta de urgencias de Traumatología, reaccionó violentamente contra la enfermera que le puso una vía en el brazo golpeándola en la cara y dándole una patada. La acusada comenzó a proferir gritos diciendo a la sanitaria que la estaba atacando e, inmediatamente, entró el hijo de la paciente y entre ambos arrinconaron a la enfermera, insultándola, escupiéndole en la cara y diciéndole que le iban a machacar la cabeza.

Según el relato de los hechos de la acusación, el resto de enfermeras tuvieron que sacar a la agredida del box y, cuando llegó una dotación de los Mossos, la acusada continuó con una actitud muy agresiva e insultando a la sanitaria.

La fiscal la acusa de atentado y de una falta de lesiones por la que pide una multa de 320 euros, además de una indemnización de 870 para la enfermera. La acusación pide un año más de cárcel al contemplar un delito de amenazas.