Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La cárcel republicana para señoras de alta alcurnia

La historia de un grupo de mujeres recluidas durante la guerra civil en Valencia

En Valencia hubo una vez una prisión reservada para mujeres con apellidos ilustres y títulos nobiliarios. Fue en 1937, en plena guerra civil, cuando la República decidió recluir en La Puríssima, un edificio propiedad hoy de los jesuitas, a las que la prensa francesa bautizó como “las damas de España”.

Eran señoras de buena familia cuyo único delito fue ser esposas, madres, sobrinas o hijas de fascistas o políticos de derechas. Todavía no está claro si las encerraron para utilizarlas como moneda de cambio o para protegerlas de los republicanos más radicales que querían fusilarlas.

Esposas, madres, primas o sobrinas de fascistas o políticos de derechas

Más de 70 años después, una productora valenciana pretende reconstruir cómo vivieron dentro de una prisión roja aquellas señoras de buena familia. Para ello han grabado los testimonios de las protagonistas o de sus descendientes siguiendo un riguroso trabajo documental que cuenta con la participación del reconocido hispanista Paul Preston. Además, la investigación ha sacado a la luz un tesoro histórico guardado hasta ahora en un cajón, las memorias inéditas de Carmen Primo de Rivera.

El verano del 37, Carmen (hermana de José Antonio Primo de Rivera), convivió entre aquellos muros con su cuñada Margot Larios, con Pilar Millán Astray (hermana del fundador de la Legión), con Rosario Quiepo de Llano (hermana del teniente general), con Pilar Jaraiz, (sobrina de Franco), con Casilda Trénor, (marquesa de Laconi),con María Teresa Lucía (hija de Luis Lucía) y con un largo etcétera.

Según Carmesina Franch, directora del documental Cautivas, su objetivo es “poner en valor un archivo histórico inédito y reconstruir una historia jamás contada. No existen apenas estudios sobre prisiones republicanas durante la Guerra Civil y menos de cárceles para presas políticas. Cada descubrimiento nos ha conducido a nuevas líneas de investigación, a más horas de búsqueda y trabajo”.

La sobrina de Franco, o las hermanas de Millán Astray, Primo de Rivera y Queipo de Llano fueron algunas de las reclusas

El archivo documental relacionado con la prisión de Alaquàs se encuentra desperdigado por toda España, en ocasiones mal catalogado o en manos de particulares, lo que ha obligado a rastrear los fondos de la Filmoteca Nacional, la Filmoteca Valenciana, los archivos del NODO, de Radio Sevilla, Radio Nacional, el Archivo de Salamanca y hasta el fondo documental del Servicio Secreto francés. En la investigación han colaborado historiadores de la Universitat de València, la Complutense de Madrid y la Univesidad de Granada y, además de Paul Preston, el documental cuenta con el asesoramiento de Fernando García Sanz, director del CSIC en Roma

La Purísima es hoy un centro de Jesuitas dedicado al retiro espiritual en Alaquàs, muy cerca de Valencia, pero un día fue una prisión singular que Rosario Queipo de Llano describía así: "El edificio era hermoso y estaba rodeado de un frondoso parque en el que había naranjos, palmeras, eucaliptus y un pequeño pinar por donde nos permitían pasear un rato los domingos y sábados por la tarde. A lo largo de los amplios corredores estaban las celdas grandes y ventiladas. Desde las ventanas se  divisaban más allá del parque la espléndida vega valenciana”. 

“En efecto –afirma Carmesina Franch- según los testimonios que hemos recogido, en la prisión se las trató siempre muy bien. Aquellas mujeres fueron un arma de la II República para frenar las tropas rebeldes. Dentro de sus muros se llegó a vivir mejor que en la Valencia sitiada por Franco”.  De hecho, algunos funcionarios se quejaron por escrito aduciendo que aquello “más que un establecimiento de reclusión, parecía una finca de recreo”.

La prisión republicana de Alaquàs cerró sus puertas en julio de 1938. Las presas que quedaban fueron trasladadas a la prisión de Cehegín, en Murcia. Muchas fueron intercambiadas por presos republicanos. A Rosario Queipo de Llano y las Primo de Rivera las embarcaron en Valencia con dirección Gibraltar, a la sobrina de Franco en un barco inglés hacia Marsella. Ninguna de aquellas damas murió en prisión. La que sí murió allí fue justamente una de sus celadoras, condenada por el régimen franquista.

La película documental, Cautivas, producida por Ángel Raga Payá está en fase de grabación. El guión es de Carmesina Franch y Ernest J. Sorrentino, autores también de “El arquitecto de Nueva York”, un documental sobre la vida de Rafael Guastavino, el valenciano que marcó la arquitectura de la gran manzana a finales del siglo XIX y que se estrenará próximamente en Valencia.