Ataque vandálico a la fuente de la Plaza de Luceros de Alicante

Destrozado uno de los cuatro pájaros de cerámica originales de la escultura de Bañuls

“Estamos casi seguros de que ha sido una pedrada”. Lo dice Víctor Domínguez, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alicante, tras consultar con los técnicos municipales la rotura de uno de los cuatro pájaros de cerámica que adornan el pecho de los caballos en la que es, sin duda alguna, la escultura más fotografiada y más popular de Alicante. El edil afirma que el consistorio va a denunciar el supuesto acto vandálico ante la Policía, aunque es consciente de las escasas posibilidades de identificar al autor de un hecho que su departamento, responsable del mantenimiento de la fuente, ha conocido a través de la denuncia de EL PAÍS. “Este equipo de gobierno ha decidido presentar denuncia siempre que sucede algo de este tipo, no sólo para que se busque al responsable sino para que el conjunto de la ciudadanía sepa que estas cosas no se pueden permitir”, asegura el edil.

“No sabemos cuándo se ha producido el hecho, y no disponemos de cámaras de vigilancia en la plaza, pero tal vez la Policía disponga de otros medios o pueda consultar las cámaras de algún banco”, explica Domínguez. Por fortuna, los técnicos municipales han podido recoger en el vaso de la fuente los pedazos de cerámica rotos, de modo que la restauradora municipal, Lucía Biosca, cree factible restaurar con su propio material un pájaro de cerámica que es tan antiguo como el resto del monumento, porque pertenece a la obra original. Domínguez no se atreve a calcular el coste de la restauración, que “será limitado porque la van a realizar los técnicos municipales, no hará falta recurrir a empresas externas”.

Protegida durante las mascletaes de Hogueras, vallada cuando se produce alguna victoria deportiva de las que congregan en la plaza a miles de seguidores, la fuente de la Plaza de los Luceros, uno de los monumentos más significativos de Alicante, presenta sin embargo diversos desperfectos estructurales sobre los que el Ayuntamiento ya ha actuado en diversas ocasiones, tanto grietas en el vaso como roturas en algunos elementos decorativos que se producen por la presión del metal de las tuberías sobre el delicado revestimiento de arcilla. Varios de estos desperfectos aún son visibles a primera vista, pero sólo la rotura del pájaro se considera producto de la mano humana.

La fuente de Luceros o de los caballos, un conjunto escultórico realizado por Daniel Bañuls en 1930, ha sufrido en los últimos diez años varios trabajos de restauración debido, tanto a la aparición de grietas, como de manchas producidas por la humedad. En 2006 fue necesario desmontarla para la construcción de la estación del Tram que existe debajo de la plaza. Y en las últimas Hogueras de San Juan los cuatro caballos fueron protegidos por cajas que pretendían aislarlos de las vibraciones ocasionadas por las mascletaes que a diario se celebran en la plaza a las dos de la tarde durante la semana de fiestas.

El Ayuntamiento cuenta con dos informes, uno desde el punto de vista del patrimonio artístico y otro desde el arquitectónico, que recomiendan una mayor protección de un monumento delicado. Por ello, según explica el concejal Víctor Domínguez, el próximo mes de febrero tendrá lugar una reunión en la que, además de su departamento y la restauradora municipal, participarán las concejalías de Cultura y Fiestas, así como representantes de la Federación de Hogueras, para determinar si existen medidas de protección “asumibles por el Ayuntamiento” que permitan continuar celebrando las mascletaes en la plaza, o si por el contrario es necesario encontrar otra ubicación como se ha sugerido en ocasiones. La plaza de la Estrella o la plaza de España son las dos alternativas que se han barajado. “En cualquier caso, la decisión se tomará por consenso”, concluye Domínguez.

Más información