Detenido el dueño de Funnydent tras cerrar sus clínicas sin terminar los tratamientos de sus clientes

Algunos de los afectados han financiado más de 12.000 euros para mejorar su salud bucodental

La policía ha detenido este viernes en Navalcarnero a Cristóbal López Vivar, dueño de las nueve clínicas dentales que la cadena Funnydent tiene en la Comunidad de Madrid (siete) y en Cataluña. Todos los centros cerraron ayer de forma inesperada dejando a miles de pacientes en la estacada. Sus tratamientos están sin terminar, pero en muchos casos han pagado una alta suma de dinero por ellos, motivo por el cual han comenzado a organizarse para demandar a la empresa. López Vivar ha prestando declaración en la comisaría de Móstoles. Algunos de sus clientes habían financiado una cantidad superior a los 12.000 euros para mejorar su salud bucodental y ahora, denuncian, se encuentran ante la disyuntiva de que, además de pagar, no disponen de solución.

Los damnificados apuntan a que las clínicas han desaparecido "de la noche a la mañana" y han dejado a los pacientes "con la boca a medio operar", por lo que piden responsabilidades al dueño. Sostienen que el propietario ha querido desaparecer con su dinero y, aún más grave, ha puesto en riesgo su salud. Esas dos circunstancias les ha llevado a pedir firmas a través de la plataforma change.org y a solicitar amparo al Defensor del Pueblo con el fin de que López Vivar sea condenado por un delito contra la salud pública.

Sin embargo, para la Consejería de Sanidad no se trata de un caso de salud, sino de un tema económico, razón por la que ha descartado, de momento, iniciar cualquier procedimiento. Sí ha explicado en un comunicado que tanto la apertura como el cierre de los centros sanitarios requieren una autorización previa y que no consta que Funnydent la haya solicitado. Por ese motivo verificará si la empresa ha incumplido la normativa. Son los propios afectados los que se están organizando para presentar una demanda conjunta. Para ello han convocado a través de las redes sociales reuniones en las diferentes localidades en las que existía un centro Funnydent. A esas reuniones asisten abogados que les asesoran de forma altruista.

OCU y Facua, que ha creado una plataforma, también velarán por los derechos de los clientes. Sus equipos jurídicos están preparando acciones contra Grupo Éxito Dental 2012, sociedad propietaria de las clínicas, de la que López Vivar es único administrador. "A pesar de lo que dicen, claro que se pueden paralizar los créditos, solo hay que notificarlo por escrito a la financiera. Incluso se puede exigir la devolución de parte de lo pagado", subraya Rubén Sánchez. El portavoz de Facua cree que es importante investigar si, en las últimas semanas y teniendo en cuenta la situación de las clínicas, se dieron nuevas altas en tratamientos de alta duración, porque eso sería actuar con una mala intencionalidad y podría suponer un lícito penal.

Beatriz Paredes, de 22 años, es una de las afectadas. Le han dejado sin los brackets de la dentadura inferior. Su hermano tuvo más suerte, ya que completó el proceso hace seis meses. Sus padres financiaron la operación de ambos a través de Findirect por 3.600 euros. A ella le piden 600 euros más en otras clínicas dentales para completar su tratamiento, un dinero del que asegura no disponer. “Es una estafa en toda regla”, afirma Beatriz. “Nos lo veíamos venir porque siempre te llamaban para recordarte la cita y, desde diciembre, ya no lo hacían”. El 4 de enero, Beatriz se presentó en la clínica de Alcorcón, a la que acudía de forma habitual, pero estaba cerrada. “Volví el día siguiente y me contaron que estaban esterilizando. Todo muy extraño”.

La madre de Alicia Fuertes ha invertido 8.000 euros en un tratamiento que no ha concluido. Le faltan todos los dientes de la parte superior. Hace unas semanas que llama por teléfono a su centro, el de Torrejón de Ardoz. Como nadie le cogía, el miércoles acudió a la clínica, donde se encontró a la policía. “Les habían llamado los propios empleados, que llevan meses sin cobrar. La gente exigía su historial clínico y no se las facilitaban”, explica Alicia. Ayer volvieron a la clínica, pero estaba cerrada. “Un vecino nos contó que lo habían sacado todo de madrugada: ordenadores, documentos y equipos”. Otro de los afectados es Javier Sánchez, de Móstoles. Su hija Carolina relata que le han dejado en el aire un tratamiento de prótesis por el que su padre pagó 12.000 euros.

"Hacía y deshacía a su antojo"

La anterior directora de Recursos Humanos de Funnydent, que no quiere revelar su identidad, certifica que Cristóbal López es el único administrador de Grupo Éxito Dental 2000. “Me contrataron en julio porque López había despedido a todo el personal y había que sacar adelante la empresa. Solo he estado seis meses, pero aquí la gente es estacional porque el dueño hacía y deshacía a su antojo”. La anterior responsable de los trabajadores asegura que la administración de la empresa era nefasta y que todo esto se veía venir. Cuando ella abandonó Funnydent, la empresa contaba con 140 trabajadores en total; en el momento de su cierre eran 120.

Otra antigua trabajadora, en su caso del centro de Móstoles, el primero que abrió en sus puertas (en enero de 2012) manifiesta que a ella la despidieron en diciembre por pedir su salario. Llevaba meses sin cobrar. "Allí era todo normal, no había nada extraño. Lo único extraño era Cristóbal, el dueño. Todos los materiales que se usaban eran de primera y los profesionales, excelentes". Lo atestigua Mar Martínez, otra de las afectadas. Acudía al centro de Fuenlabrada con su hija. Le han dejado a medio poner los brackets y con una deuda de 2.000 euros (entregó otros 2.000 como señal). A su hermano le sacaron 3.000, una cantidad que ha pagado íntegramente sin que le pongan ninguno de los implantes que debían. "Era el lugar más barato, por eso venía mucha gente", precisa Mar.

Normativa laxa

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM) considera que el caso es una consecuencia de la legislación vigente, ya que gracias a ella cualquier empresa privada o particular ajeno a la odontología puede abrir una clínica. En una nota de prensa, recomienda hacer acopio de presupuestos y facturas para interponer denuncias y recuerda que en noviembre de 2014 ya denunció a estas clínicas ante la Dirección General de Consumo por las “irregularidades apreciadas en su publicidad” y pocas garantías que ofrecían.

Funnydent tiene nueve clínicas dentales. Siete de los centros están en la Comunidad de Madrid (Leganés, Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada, Alcobendas, Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares) y dos en Cataluña (Sabadell y Mataró). Las clínicas están agrupadas en dos sociedades: los centros de Madrid pertenecen a Dental Salud 2012 SL y los de Cataluña a la empresa Catalunya Dental 2014 SL. Al grupo también pertenece la empresa Laboratorio Dental Crisan 2014 SL.

Solidaridad con los clientes

Con el cierre, sin previo aviso, de las clínicas Funnydent, muchos de los pacientes que se encontraban en tratamiento se sienten desamparados. Para ellos, diferentes clínicas madrileñas, como el Centro Dental Doménech (Alcorcón y Leganés) o el Centro Médico Complutense (vecino de la Clínica Funnydent de Alcalá de Henares) se han ofrecido a ayudar a sus afectados. Resolverán gratuitamente los cuidados paliativos de los pacientes: curas, quitas de puntos, asesoría...

Marian Diallo, responsable de odontología en el centro alcalaíno, afirma que esta situación no es nueva. "Hace dos semanas que cerró el centro Funnydent en la ciudad. Desde entonces atendemos a sus clientes". El primero fue un hombre de casi 90 años al que habían puesto en su anterior clínica cuatro implantes. Al cerrar su centro se encontró con los puntos sin quitar, por lo que Diallo recibió la llamada de su nieta, una amiga, para pedirle ayuda. "Me trajeron un presupuesto de 4.000 euros hecho a mano, pero al pagar al contado le rebajaban el precio hasta los 1.800 y, además, su ficha de paciente ha desaparecido", denuncia Diallo.

Más información