Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juzgado reabre el caso del escolar que se mató por un presunto caso de acoso

La jueza estima "parcialmente" el recurso presentado por los padres y llama a un testigo que ha aportado nuevos indicios

El juzgado de Instrucción nº 1 de Leganés ha estimado parcialmente el recurso que presentaron hace dos semanas los padres de Diego, el menor de 11 años que se suicidó en octubre, contra el sobreseimiento provisional y archivo de la causa por el fallecimiento del niño del que la familia sospecha que fue víctima de acoso escolar. El juez ha decretado la reapertura de la investigación y llamará a declarar a un testigo que aporta nuevos indicios. También ha trasladado el caso a la Fiscalía de Menores.

En diciembre pasado, este juzgado archivó la causa al considerar que no existían indicios de delito. Según el auto de archivo, se le practicó una autopsia y se analizó el IPad del menor, pero "no se encontró en ese momento procesal la existencia de indicios que permitiesen la imputación de un delito de homicidio imprudente a persona alguna", según una nota oficial del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La familia hizo pública una carta de despedida del niño en la que decía: "Ya no aguanto ir al colegio y no hay otra manera de no ir". Tras su publicación, la Comunidad de Madrid anunció que reabría la investigación administrativa con un inspector escolar nuevo -que el centro asegura que aún no ha iniciado su trabajo- y ahora el juzgado reabre también las pesquisas judiciales. 

“El auto de archivo no adolece de defecto ni debe ser objeto de reforma. La posible existencia de unos hechos que pudieran ser constitutivos de una situación de acoso escolar frente al menor fallecido (hechos que no han quedado acreditados y que habrán de ser investigados en su caso por la Fiscalía de Menores), no implica la existencia de un delito de homicidio imprudente por parte del profesorado del centro donde pudieran haberse llevado a cabo los mismos o del mismo centro", señala la jueza.

El auto desestima que se tome declaración como investigados a los profesores que habían señalado los padres de Diego en su recurso. "De las diligencias practicadas no resultan suficientes indicios para proceder a tomar declaración como investigados a los profesores indicados en el recurso como autores o coautores del delito que se les pretende imputar", señala el texto judicial.

Un testigo nuevo

Pero sí alude a un testigo nuevo "que manifiesta ser conocedor de nuevos hechos" y considera necesario continuar con la instrucción de la causa para comprobar la veracidad de su testimonio.

El menor estaba matriculado desde los tres años en el colegio Nuestra Señora de los Ángeles, un centro concertado religioso de los mercedarios ubicado en Villaverde. Tras conocer la reapertura del caso, el centro ha reiterado "su total disponibilidad, para seguir colaborando con dicho tribunal y con las restantes autoridades administrativas y policiales en la investigación", según un comunicado de la entidad.

 El centro ha solicitado también "la máxima prudencia y respeto" a la comunidad educativa "que vive con preocupación y tristeza cómo ciertos tratamientos están dañando gravemente la imagen del centro".

Más información