Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Generalitat pide explicaciones a Interior por la cuna de Sijena

El consejero de Cultura reclama saber dónde está la pieza tras el secuestro judicial y que se deposite en un museo público catalán. Tras el incidente no ha habido contactos entre Cataluña y Aragón

Ayer no hubo respuesta pública por parte de la Generalitat de Cataluña a la operación policial que arrebató el miércoles a los propietarios barceloneses de la cuna de Sijena, una pieza de plata del siglo XVI que había salido a la venta en esta ciudad pero cuyo origen es el monasterio de Santa Maria de Sijena (Huesca). Pero esta mañana se ha sabido que se envió una carta dirigida a Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, manifestando la queja y preocupación por el paradero y protección de la obra del gobierno catalán.

En la misiva, el nuevo consejero de Cultura, Santi Vila pide explicaciones por la operación llevada a cabo por la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de la Policía de Cataluña tras el registro de la vivienda de los propietarios de la cuna, un objeto ritual de apenas 31 por 28 centímetros. También recuuerda que este bien patrimonial está incluido en el Catálogo del Patrimonio Cultural Catalán (desde 1994) y que días antes de la actuación su departamento "en ejercicio de las competencias", procedió a suspender la subasta "con la finalidad de protegerla de cualquier transacción que pudiera ser contraría a la legalidad del patrimonio histórico vigente".

Vila resalta que la acción de la policía "fue efectuada sin el previo comunicado al Departamento de Cultura de la Generalitat que exige la legislación vigente en materia de patrimonio cultural". El consejero recuerda al Ministro que "la actuación no solo vulnera las competencias propias de esta administración, sino que además, ha puesto en riesgo la acción protectora ejercida desde este departamento de Cultura".

El consejero manifiesta en la carta su profunda preocupación "al ignorar el paradero actual de la obra y, en consecuencia, desconocer si el lugar donde se encuentra reúne las condiciones de conservación preventiva y de seguridad exigibles". Por último, solicita "que me haga llegar cuanto antes información detallada sobre el paradero actual de la obra" y exige que "disponga inmediatamente su depósito en un museo público de Cataluña".

Por otra parte, fuentes del departamento aseguran que tras el incidente del miércoles no ha habido contacto entre las dos administraciones implicadas, los gobiernos de Aragón y Cataluña. Hay que recordar que la acción policial se ha producido tras una doble denuncia del Ayuntamiento de Sijena en un juzgado de Huesca en la que se pedía el "secuestro judicial" de la pieza y otra del Gobierno de Aragón (DGA) en la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

La cuna de Sijena saltó a la luz tras aparecer en una subasta de la casa Setdart de Barcelona. La intención de sus propietarios era venderla entre 10.000 y 12.000 euros. La obra es una de las piezas que la priora Angelita Opi, de las monjas de la orden de San Juan de Jerusalén, entregó el 10 de abril de 1972 en el MNAC, tal y como recoge un documento de convenio de depósito indefinido firmado por Joan Ainaud de Lasarte, director de los museos de Arte de Barcelona, y ella misma. En el texto se especifica que “podrá retirarlos en todo o en parte mediante aviso verbal”. Y así lo solicitó en diciembre de 1992. Alegando valor sentimental, las monjas pidieron que se les devolvieran 23 piezas, una de las cuales es la ya famosa cuna. El museo se las entregó en marzo de 1993 y la Generalitat las catalogó en enero de 1994, según un documento de la consejería de Cultura. Más tarde, las monjas, entregaron la cuna a Pilar Alcalde, en agradecimiento por sus donaciones. Sus descendientes son los que la han intentado vender. Ahora, Aragón y Villanueva de Sijena, utilizando una declaración de Monumento Nacional de 1923 del monasterio de Santa María de Sijena reclaman como parte indivisa del conjunto. Una declaración que, por anterior, invalidaría la declaración catalana de 1994, según Aragón.

Más información