Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Andalucía de Paco Casero será verde o no será

El líder jornalero y pacifista vuelve a sus orígenes en Marchena para presentar una crónica sobre su vida

Parte de la historia del campo andaluz tiene nombre y apellidos, Francisco Casero. La lucha contra los latifundios que forjaron una identidad a Andalucía y que mantiene sus raíces en el desarrollo de la comunidad tuvo un contrincante fuerte durante las décadas de los setenta y ochenta. El periodista Raúl Limón, redactor de El País, ha narrado de forma cronicada los años de lucha y compromiso pacifista de este líder más conocido como Paco Casero (Marchena, 1948) en el libro Pasado rojo, futuro verde. "Es un personaje histórico y crucial de la historia de Andalucía. Andalucía sin Paco Casero sería diferente. La vida de los jornaleros no sería la que es sin sus luchas", considera el escritor.

Casero acumula decenas de detenciones, una treintena de huelgas de hambre y miles de euros en multas. Sus objetivos están claros: defender la democracia, la dignidad de las mujeres y los hombres del campo y la ecología siempre de forma pacífica. "La lucha no violenta desata al que está enfrente. Me di cuenta de que la fuerza de la no violencia no va en contra de nadie sino en su defensa", dijo con el puño cerrado y tragando saliva durante la primera presentación del libro el pasado enero en Sevilla. Este jueves se presenta la obra, a las 19.00, en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Marchena, donde desarrolló gran parte de su lucha.

Paco Casero tras la ocupación de una finca en Cádiz bajo la vigilancia de la Guardia Civil.

En el acto intervino el consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, más en calidad de amigo y compañero de Casero que de político. "Es un referente. Es rigor y seriedad vinculada a las cuestiones del fondo del alma", mencionó Ramírez de Arellano, que ha escrito el prólogo del libro y participó con Casero en huelgas de hambre durante su juventud. "Me enseñó, nos enseñó a muchos, que la dinámica de escuchar, dialogar, reflexionar, planear y hacer no puede ser un vector aislado, con principio y final, sino un círculo virtuoso, que hoy algunos redescubren, y que rinde el valor del entendimiento y el proyecto común", escribe el consejero en el texto.

Como recoge Limón en el libro, la actitud de Casero recibe más conocimientos fuera que dentro de Andalucía. El Instituto Víctor Seix de Polemología de Barcelona le otorgó el premio internacional Memorial Juan XXIII, en 1992 recogió en Bilbao el premio Ana Frank a la Cultura de la Paz y en 1990 su acción por proponer medidas contra la erosión, la desertificación, la pérdida de masa forestal y la explotación abusiva de los recursos forestales en el Pacto por la Naturaleza le hace valedor del Premio Europeo a la Conservación de la Naturaleza.

"¿Qué queremos que sea Andalucía en 2030?", se pregunta Paco Casero. Considera que en Andalucía hay grandes trabajadores, es pionera en la defensa de la producción ecológica y se debe poner en valor el ámbito rural. "Mi ilusión se sigue manteniendo. Andalucía tiene un papel protagonista y me preocupa que no lo veamos", consideró en la presentación en Sevilla, que concluyó con un aplaso de varios minutos y cerca de 200 asistentes.

Más información