Secuestro judicial de la cuna de Sijena

La policía arrebata la obra a sus dueños, tras la denuncia del Ayuntamiento oscense que alega un documento de 1923 que declara el monasterio y su interior monumento nacional. La salida de la pieza catalogada en Cataluña, puede abrir un conflicto con Aragón

Semana convulsa para la localidad oscense de Villanueva de Sijena, su monasterio y las obras de arte relacionadas con él, entre ellos una cuna de plata del siglo XVII que se subastaba en Barcelona. Tras retirarla la Generalitat de la venta el martes, por no informar a la administración, tal y como prescribe la ley de patrimonio; ahora, la policía,por orden de un juez de Huesca, se ha hecho con la pequeña cuna ritual, arrebatándola a sus actuales dueños. La acción de la policía se produjo en la noche del miércoles, menos de 24 después de que el Ayuntamiento de Sijena presentara en un juzgado de Huesca una petición de “secuestro judicial” y el registro de la vivienda de los vendedores “por si guardasen más piezas procedentes del tesoro artístico del monasterio”.

Según algunas fuentes, la pieza catalogada como bien cultural catalán desde 1994, habría viajado a Aragón, por lo que se habría vulnerado competencias de la administración catalana y producido un procedimiento irregular, por lo que la Generalitat estudia emprender acciones legales. Con el secuestro de esta pequeña pieza de 31 centímetros por 28 que incluye un Niño Jesús de marfil de 10 centímetros, el conflicto entre Aragón y Cataluña por bienes patrimoniales sube un escalón.

Miniaturas de plata de Sijena que se vendían en el mismo lote que la cuna.

“Me alegro mucho. Si ya lo han hecho, mejor”, aseguró satisfecho, a media mañana de ayer, Jorge Español, el abogado del Ayuntamiento de Sijena que lleva, de forma directa, los conflictos entre Cataluña y Aragón: el juicio por 96 bienes conservados en el MNAC y el Museo de Lleida y, sobre todo, el de las pinturas románicas de la sala capitular de Santa María de Sijena, también en el MNAC.

Según Español, la petición de secuestro judicial se produce alegando que la cuna forma parte de un conjunto, el monasterio de Sijena, afectado por un decreto de 1923 en el que el recinto y todos los bienes que contenía fueron catalogados Monumental Nacional, “por lo que no se puede ni subastar nada”, explica Español. “Esta declaración es anterior a la catalogación de la Generalitat de 1994 y, por lo tanto, la invalida”, asegura el abogado, que matiza: “Los tesoros artísticos que contiene el monasterio son más importantes que el propio monasterio”.

Vista cenital de la cuna.

Según Español, la pieza acabará expuesta en las salas que se han acondicionado en el propio monasterio. En cuanto a la posibilidad lógica de que los dueños de la cuna, que se vendía en Setdart entre 10.000 y 12.000 euros, la reclamen en el juzgado, el abogado Español es tajante: “No tienen nada que hacer”.

Los propietarios que pusieron a la venta la cuna son los hijos de Pilar Alcalde, que la recibió de las monjas de la orden de San Juan de Jerusalén, en agradecimiento por haberlas protegido y ayudado. “Tienen una carta sellada del monasterio en el que se entrega la cuna para que hagan lo que quieran con ella”, aseguraron el martes desde la casa de subastas. Tras los últimos acontecimientos, la declaración de 1923 se está convirtiendo en la clave y en el arma arrojadiza que los abogados de Aragón utilizan para reclamar los bienes del convento de Sijena, un gran centro religioso y cultural desde el siglo XII.

Más información