Soluciones emocionantes

'¡Sin límites!' es una exposición de piezas diseñadas en Holanda por o para personas con diversidad funcional

¡Sin límites! Holanda, diseño para un mundo mejor es una exposición que trata de diseño comprometido. Ideada por el colectivo Yksi Ontwerp, se puede ver en la Central de Diseño, Matadero, hasta el 7 de febrero. Se dan cita 17 diseñadores, algunos con diversidad funcional y otros que han trabajado en colaboración con personas afectadas. “Aquí se encuentran proyectos de emprendimiento social, en el que trabajan personas con diversidad funcional, y que luego se comercializan, o también otros que buscan la empatía del público. En muchos casos se ha trabajado en contacto con las personas afectadas, es un ejemplo de diseño centrado en el usuario”, dice Victoria de Pereda, directora del área de Sostenibilidad de IED Madrid. “Hay retos claros y soluciones muy emocionantes”.

Algunos ejemplos. Problema: las personas con fibrosis quística comen muy despacio y muchas veces se quedan solas a la mesa. Solución: Anne Ligtenberg diseña unos cubiertos muy pequeños para que los acompañantes del enfermo coman a su ritmo.

Problema: los niños con autismo tienen problemas para comunicarse con sus padres. El mundo les parece un lugar caótico y se cierran sobre sí mismos. Solución: Anne Ligtenberg diseña un juego de bloques de madera decorados que facilita la comunicación entre padres e hijos y elimina el sentimiento de culpa.

¿Por qué Holanda? “Es un país con diseñadores muy reconocidos y muy innovador”, explica Christel Coolen, asesora de Cultura de la Embajada de los Países Bajos. “Desde la crisis se piensa en cómo el diseño puede transformar la sociedad y eso se ha integrado en los planes de estudio”.

Y así en adelante, vemos productos para todo tipo de condiciones y diversidades, desde mujeres con demencia —Sanne Ree Barthels trata de reproducir ambiente hogareño en las frías residencias para mayores— a jóvenes desempleados (el colectivo Social Label invita a jóvenes que dejaron los estudios a crear ropa reciclando tiendas de campaña). Porque si otro mundo es posible, antes alguien tendrá que diseñarlo.