Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Marea Blanca entrega a Salud un paquete de medidas urgentes

El director del CatSalut, David Elvira, recibe por primera vez a representantes de la plataforma en defensa de la sanidad pública

El lavado de cara que ha vivido el Departamento de Salud desde la marcha del ex consejero Boi Ruiz ha llevado este miércoles a los despachos del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) a la Marea Blanca, la plataforma que aglutina más de medio centenar de entidades en defensa de la sanidad pública. Por primera vez, varios portavoces de la Marea Blanca han conseguido entregar en mano al nuevo director del CatSalut, David Elvira, un paquete de medidas urgentes para paliar "la emergencia sanitaria" que está viviendo, a su juicio, la sanidad catalana.

"Reclamamos al nuevo gobierno hacer frente a la emergencia sanitaria del sistema y la regeneración del carácter público y la calidad de la sanidad catalana", ha reivindicado un portavoz de la plataforma justo antes de entrar a la sede del Departamento. Cerca de un centenar de miembros de la Marea Blanca acompañaban a la comitiva con pancartas y consignas en favor de la sanidad pública. "Las primeras medidas tendrían que ser reabrir quirófanos y plantas cerradas, disminuir las listas de espera, garantizar una sanidad 100% pública sin conciertos con empresas con afán de lucro, no fragmentar el Instituto Catalán de la Salud (ICS), no realizar actividad privada en centros financiados con presupuestos públicos y frenar el VISC+", ha enumerado un portavoz de la Marea.

A las puertas del Departamento, blindadas con una fuerte presencia policial, el director de Servicios del Departamento, Xavier Rodriguez, ha recibido a los representantes de la Marea Blanca. Los manifestantes se han reunido durante más de una hora con Elvira y el secretario general del Departamento, Albert Serra. "Les hemos entregado el decálogo de la Marea Blanca y les hemos dicho que estos son nuestros principios y, si no les gustan, seguirán siendo nuestros principios", ha explicado Toni Barbará, portavoz de Dempeus per la Salut Pública, tras el encuentro. Barbará, médico jubilado, ha explicado que también han presentado a los mandatarios "los temas que requieren más urgencia".

"No podemos esperar 100 días para empezar a ver cosas. El colapso de las urgencias, el maltrato de personas en el Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM), el proyecto VISC+ de venta de datos o la actividad privadas en centros públicos son temas de voluntad política. Si quieren, pueden cambiarlo", ha indicado Barbará. El facultativo ha agradecido el buen tono de la conversación y ha revelado que, en medio de la reunión, el consejero de Salud, Toni Comín, pasó a saludarlos. "Estamos muy expectantes. El territorio es muy fácil de mejorar pero hay que ver qué hacen", ha apuntado el facultativo. El consejero se comprometió a reunirse de nuevo con ellos tras la comparecencia que hará en el Parlament el próximo 11 de febrero.