Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cifuentes, PSOE y C’s apoyan actuar contra los coches más contaminantes

"El diésel es extraordinariamente peligroso", afirma Carmena, que apuesta por prohibir los coches más sucios en Madrid para 2020

El PP, el PSOE y Ciudadanos se mostraron dispuestos ayer a negociar con Ahora Madrid un pacto de legislatura contra la contaminación que permita adoptar medidas a largo plazo. El gobierno municipal de Manuela Carmena quiere prohibir los coches más contaminantes en Madrid para 2020. Tanto los fabricantes de vehículos como la Comunidad de Madrid (PP) están de acuerdo en avanzar en esa dirección; el PSOE, por su parte, pide que se haga de forma progresiva, y el PP reprocha que se adopten medidas “por decreto”. Ayer, Carmena señaló que los coches diésel son “extraordinariamente peligrosos”.

Madrid supera el límite legal fijado por la Unión Europea para óxidos de nitrógeno (emitidos por los motores diésel), y se arriesga a una multa millonaria, aparte del problema de salud que supone.

Seis cámaras nuevas para multar en los semáforos en rojo

El 2 de febrero entrarán en funcionamiento seis nuevos sistemas de control para multar a los conductores que se salten el semáforo en rojo. En total, a lo largo de este año se activarán 15 nuevas cámaras, que ya están funcionando en pruebas aunque sin aplicar aún sanciones.

Las seis que empezarán a funcionar el 2 de febrero están situadas en la avenida de Marqués Corbera con la calle de Ricardo Ortiz, junto al acceso a la M-30; en el paso de peatones de la calle de Alcalá con la calle de San Romualdo; en el paso de peatones de la calle de Ascao con Emilio Ferrari; en el paso de peatones de la calle de Santa Engracia con José Abascal; en el paso de peatones de la avenida de Barcelona con Menéndez Pelayo, y en el paso de peatones de la calle de Cea Bermúdez con Vallehermoso, accediendo hacia la autovía A-6. Todos estos puntos están indicados con una señal vertical junto a la calzada.

“El diésel es extraordinariamente peligroso por las partículas que genera, no sólo por el dióxido de nitrógeno”, dijo ayer la alcaldesa. La edil de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, adelantó a EL PAÍS: “Habrá que dar un tiempo y explicarlo, pero llegará un momento en el que los coches no limpios no podrán circular. El horizonte es 2020, intentaré convencer a todos de que los planes estratégicos tienen que ir más allá del límite de la legislatura”. El mandato acaba en 2019, así que el Plan de Calidad del Aire 2017-2020 debería ser consensuado por todos los partidos.

La portavoz municipal socialista, Purificación Causapié, que sostiene con sus votos a Carmena en la alcaldía, coincide con este plan pero apuesta por “criterios flexibles” para que los ciudadanos puedan amortizar los vehículos ya comprados. “Hay que hacerlo de manera progresiva para que nadie se pueda sentir dañado”, afirma. Causapié tiende la mano para un acuerdo de todas las fuerzas y con Comunidad y Gobierno, “pues las medidas a largo plazo son fundamentales en este tema”.

Coincide en esta oferta la líder municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, que apuesta por hacerlo “paulatinamente”, “buscando fórmulas para no castigar siempre a los mismos”. “No se puede perjudicar a las personas con menor poder adquisitivo, pero tampoco se puede ser redistributivo medioambientalmente en todo porque afecta a la salud pública. Nunca aceptaríamos beber agua contaminada pero aceptamos respirar aire contaminado”, añade.

Comunidad y Ayuntamiento harán un plan de transportes

El Ayuntamiento de la capital y la Comunidad de Madrid han acordado crear una mesa de técnicos para elaborar un plan estratégico de transporte público al margen de “batallas políticas”, según afirmaron ayer los portavoces de Ciudadanos, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, tras reunirse con los concejales de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, y Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Ciudadanos propone finalizar el análisis técnico en marzo para abrir entonces una mesa política que fije en abril las líneas de actuación y concluya a final de año con un plan integral para la próxima década. Este partido apuesta por reducir los tiempos de espera y cumplir las exigencias medioambientales de la Unión Europea.

Sánchez Mato (Ahora Madrid) recalcó que esos planteamientos ya están recogidos en el Consorcio Regional de Transportes, pero pueden “potenciar y mejorar” el servicio. Según el edil, ha sido el Gobierno regional (PP) el que ha “contaminado” las negociaciones técnicas.

La portavoz municipal del PP, Esperanza Aguirre, criticó ayer las medidas para episodios de alta contaminación de Carmena como “una coartada para prohibir circular”. Recordó además que el 70% de los trayectos se hacen en vehículos diésel. Fuentes del PP añadieron después: “Nunca nos hemos negado a sentarnos a hablar de nada, pero antes de abrir una nueva puerta habría que cerrar ésta”, en referencia al protocolo que entra en vigor en febrero para días con el aire muy sucio.

Los exalcaldes Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella (PP) sí apostaron por restringir la circulación a los coches más viejos, aunque no llegaron a hacerlo.

Pedro Rollán (PP), consejero de Transportes del Gobierno regional de Cristina Cifuentes, ve “recomendable” que no circulen los coches muy contaminantes, “no tiene sentido”, pero cree que las medidas “no pueden ser solamente restrictivas”. “Es conveniente incentivar el transporte público, hacer aparcamientos disuasorios en la corona de la M-40 y ofrecer ventajas a los coches menos contaminantes”, añade.

La patronal de fabricantes de automóviles (Anfac) cree que los planes municipales “van en la línea” de sus propuestas. Considera “necesaria una renovación del parque de automóviles —la edad media en Madrid es de 9,3 años— porque los coches nuevos no son problema ni de gasolina ni diésel”, pero admite que “dependerá de las condiciones del mercado”.

Barcelona pretende limitar los vehículos viejos a partir de 2018

DANI CORDERO, Barcelona

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) quiere seguir los pasos de París y limitar la circulación de determinados vehículos para paliar la contaminación de sus 36 municipios. El vicepresidente del organismo, Antoni Poveda, señaló ayer que el objetivo es que, a partir de 2018, los vehículos con más de 20 años de antigüedad “no puedan circular en el perímetro, lo que equivaldría al 4% de los que lo hacen actualmente”.

La propuesta, que no está totalmente definida, se remitirá en unos días al Consejo de Municipios para la Lucha contra la Contaminación Atmosférica, creado en diciembre para reducir un 50% la contaminación en 2020.

El objetivo es crear una gran zona en la que no puedan circular los coches con etiquetas de emisiones Euro 1 (matriculados a partir de 1993) y Euro 2 (1997). Se plantea que los de Euro 3 (2001) tampoco puedan entrar más allá de las rondas de Dalt y Litoral.

Los vehículos que se comercializan ahora en la Unión Europea tienen un límite de emisiones de hasta una cuarta parte de las que se permitían en 1993. El Área Metropolitana sopesa crear tres zonas con diferentes limitaciones de vehículos. La mayor sería la zona de bajas emisiones metropolitanas, en toda la gran Barcelona.

Después habría una zona de bajas emisiones urbanas, limitada por las rondas, y a partir de ahí se crearían áreas urbanas de atmósfera protegida, cerca de localizaciones especialmente sensibles, como las escuelas.

La regidora de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Mercedes Vidal, señaló que en la capital catalana las medidas se concretarán en la Mesa de la Calidad del Aire.

Más información