Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Goia admite que el espectáculo inaugural “no cubrió las expectativas”

El alcalde donostiarra afirma que la apertura de San Sebastián 2016 "no empaña en absoluto" la "extraordinaria imagen" que ha dado la ciudad

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha admitido este domingo que el espectáculo inaugural de la capital cultural europea San Sebastián 2016 "no ha cubierto las expectativas que existían o que habíamos depositado en el mismo". "Resulta obvio", ha afirmado el regidor para comprender la decepción de parte del público por el resultado del acto de apertura celebrado en el puente de María Cristina que congregó a unas 50.000 personas. Sin embargo, Goia ha señalado que este hecho "no empaña en absoluto" el conjunto de actividades organizadas para festejar la capitalidad, pues han ofrecido una "extraordinaria imagen de la ciudad".

Goia ha realizado estas afirmaciones en una comparecencia en el Aquarium donostiarra para realizar un balance de los actos de inicio de San Sebastián 2016 (DSS2016), en la que también han tomado parte la consejera de Cultura, Cristina Uriarte; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; el director general de DSS2016, Pablo Berástegui; el director cultural, Xabier Paya, y la responsable de participación, Enara García.

El regidor donostiarra ha reconocido que "habrá cosas que gusten más o menos", pero ha hecho un "balance positivo" del arranque de la capitalidad cultural. En referencia al espectáculo Puente de la Convivencia, ideado por el exmiembro de la Fura dels Baus Hansel Cereza, Goia ha indicado que "resulta obvio que no ha cubierto las expectativas que existían o que habíamos depositado en el mismo", aunque ha destacado que "se desarrolló magníficamente desde el punto de vista de ejecución".

El evento central con el que se dio el pistoletazo de salida a DSS2016, un montaje de luz y sonido centrado en punte de María Cristina y con diversas representaciones en los márgenes del río Urumea, reunió a unas 50.000 personas (según cifras de la organización) y recibió pitos por una parte del público asistente. Goia ha explicado que los organizadores eligieron "un nuevo espacio de la ciudad, innovador, que no fuera ese que representa la bahía", lo que ponía en riesgo el éxito del espectáculo inaugural. "He oído opiniones de todos los gustos pero creo que el balance general es muy bueno", ha insistido.

"Lo fácil hubiera sido echar media hora de fuegos artificiales en la Concha, pero hemos arriesgado y es un valor a destacar. Si la capitalidad es para hacer las cosas convencionales nos va a aportar muy poquito legado", ha añadido.

Poca visibilidad

Por su parte, Berástegui ha apuntado que "no es sencillo hacer entender" a 50.000 personas el objetivo del espectáculo, cuya realización ha calificado de "correcta", No obstante, ha añadido: "Somos conscientes de que la resolución no ha dejado satisfechas a todas las personas".

El director de la oficina de la capitalidad ha admitido que "había un desequilibrio entre las orillas que imposibilitó una mejor visibilidad", pese a lo cual ha negado que hubiese un "error de base" en la concepción del espectáculo para poder ser visto por la multitud. Con todo, Berástegui ha asegurad que su equipo está "satisfecho de haber encargado" el espectáculo a Cereza, cuyo presupuesto ha sido de 660.000 euros y de 1,2 millones el del conjunto de actividades inaugurales.

"Igual no ha prendido en la ciudad como pretendíamos", ha insistido, al tiempo que ha afirmado que el montaje inaugural se iba a observar mejor de lo que finalmente se vio. También ha admitido algunos fallos técnicos que, por ejemplo, impidieron que "se viera correctamente uno de los momentos más simbólicos, con un abrazo entre personas".