Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ANDRÉS LACASA / GERENTE DE LA SINFÓNICA DE GALICIA

“La Temporada Lírica era una idea ambiciosa con pies de barro”

Lacasa defiende la suspensión del festival por la falta de fondos garantizados: "Hay que programar de forma viable a nivel administrativo"

La Orquesta Sinfónica de Galicia regresa a casa tras una gira por Abu Dhabi. En ella, además de celebrar dos conciertos con programas bien ambiciosos, músicos y personal técnico han tenido ocasión de sumergirse en un país en plena proyección de futuro. A su vuelta a A Coruña, aún persiste el ruido mediático provocado tras la suspensión de la Temporada Lírica por falta de fondos.

Pregunta. ¿Cuál es su balance de la gira?

Respuesta. Sobre todo, me siento muy orgulloso de todo el equipo de la orquesta. Estas giras sacan lo mejor de una institución y esta ha sacado lo mejor: a nivel artístico, por supuesto, a nivel personal y social.

P. ¿Cuál es el Abu Dhabi real y su relación con Occidente?

R. Si uno evita fijarse en el lujo, hay una parte mucho más interesante de Abu Dhabi que es la riqueza de la cultura árabe. Como hay un 80 % de extranjeros en su población, quieren enriquecer a los suyos a nivel cultural. Aparte de este ciclo [Abu Dhabi Classics], buscan crear un tejido cultural, musical y social entre los suyos. De ahí surgió la invitación para improvisar ante unos niños de un colegio. Los niños de allí tienen muchos menos prejuicios de los que pueden tener los del mundo occidental y, pese a tener dinero, un niño es un niño en Abu Dhabi o en Pekín. Están trabajando, por un lado, en llevar música occidental, grandes embajadores de la música clásica -ahora están por ejemplo Gidon Kremer y Martha Argerich-, pero también están invirtiendo en lo suyo, en buscar raíces.

P. Se ha publicado que la organización de Abu Dhabi Classics los conoció a través del canal de Youtube de la Sinfónica.

R. La orquesta es conocida y Youtube ayuda. Pero se contrata porque hay conocidos, gente del medio que habla de la orquesta. Supongo que han sido muchos factores. Lo que nos está creando Youtube es mucha afición a la orquesta fuera de aquí. Tenemos ya más de 4.500 suscriptores en el canal y las visitas están bastante distribuidas a lo largo del planeta, aunque principalmente nos escuchan desde Estados Unidos, Japón, México, Latinoamérica... La Sinfónica tiene 1.700 abonados aquí y debe de haber 6.000 en todo el mundo que nos escuchan.

P. De vuelta a casa, se encuentra con la suspensión de la Temporada Lírica, anunciada justo antes de la gira en una nota de prensa de Amigos de la Ópera.

R. La decisión que se ha tomado ahora en enero es la única que se podía tomar. El último paso que hay antes de comprometer una actividad es la venta de esa actividad. En el momento en el que veo que no hay certidumbre de que esto se puede hacer, mi obligación como gerente es paralizar la venta. No es una opción; no haberlo hecho hubiese puesto en riesgo al Consorcio [para la Promoción de la Música]. Es una decisión pragmática. Yo tenía intención de consensuar una nota de prensa para explicarlo mejor; no me gusta que filtren mis e-mails y esta era una comunicación con Amigos de la Ópera.

P. ¿Cuál es la situación actual?

R. Mi resumen es que la Temporada Lírica se planteó con unas perspectivas económicas irreales. A día de hoy, todavía estamos [el Consorcio] pendientes de recibir la mitad de lo que se nos debe de 2015. No hace falta ser gestor cultural para saber que para comprometer algo primero tienes que cerrar el paso previo. Pensar en 2016 para mí es una hipótesis fantástica, pero yo como gerente primero tengo que cerrar 2015, solucionar una situación económica muy complicada que ha venido derivada principalmente por la Temporada Lírica.

P. ¿Quién es entonces responsable?

R. No es culpa de nadie, sería injusto que el Consorcio presione a la Diputación [de A Coruña] porque esta ya apoya al Consorcio desde hace 10 años. El problema es que se generaron entre todos unas expectativas que no se han cumplido. Se pensaba que la fórmula del modificativo de crédito iba a funcionar y se ha demostrado que no, porque son decisiones arbitrarias que toma un Pleno en determinados momentos del año y la programación artística se tiene que hacer con un año de antelación. Yo, como gerente del Consorcio, tengo que cuadrar las cuentas. Mi obligación es programar con lo que sé que se va a poder hacer y hacerlo de una forma que sea viable a nivel administrativo. Del Consorcio dependen la Escuela Municipal de Música, la Orquesta Joven, la Orquesta de Niños, la Sinfónica de Galicia, los coros... Lo que no puede ser es que por culpa de esta mala planificación o excesivo optimismo en cuanto a las previsiones económicas sufran muchas otras “patas” del Consorcio que se llevan construyendo desde hace casi 25 años.

P. Desde el punto de vista de los amantes de la lírica se puede argumentar que el Festival de Ópera llevaba más tiempo aún.

R. Pero es que son dos cosas compatibles e independientes. Aquí, siempre que se ha hecho ópera, sea el Festival Mozart o el Festival de Ópera, ha habido apoyo económico detrás, nunca se ha detraído de otras partidas. La Temporada Lírica ha sido una idea ambiciosa, bien planteada desde un punto de vista artístico, que tenía pies de barro. ¿Qué podíamos hacer? ¿Mirar hacia otro lado? Mi trabajo también consiste en que cuando hay una situación en la que es posible que el barco se vaya a estrellar, cambiar de rumbo. No hacerlo sería una temeridad.

P. ¿Qué es lo que falta? ¿Dinero? ¿Voluntad?

R. Hubo una época, cuando había mucho dinero en el sistema, que los gestores podían exigir, exigir y exigir; me hubiese encantado estar en esa época. Ahora los políticos tienen que mostrar apoyo a la cultura, y muchos lo están mostrando, pero también tienen que mostrar apoyo a muchas otras cosas. No estamos solos y cuando se aporta para algo se quita de otras cosas. Eso no me corresponde a mí decidirlo, cada Ayuntamiento o comunidad autónoma tomará las decisiones que tome. Pero no es poco que haya voluntad política a nivel multicolor. Y una de las cosas que hace grande esta ciudad es también que nadie concibe que no haya apoyo a la Sinfónica de Galicia.

P. ¿Ha habido que pagar alguna indemnización por incumplimiento de contrato?

R. No ha hecho falta.

P. Tras problemas similares en el otoño, ¿cuál es la situación actual de la Sociedad Filarmónica?

R. Hay una relación parecida de sociedad privada que depende también del Consorcio. Dependemos de que el Ayuntamiento apruebe su presupuesto para que la Filarmónica pueda recibir la cantidad comprometida. Desde luego, hay ganas de colaborar. El presupuesto de un ciclo de cámara es una doceava parte del de una temporada de ópera.

Más información