Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los papeles del 3% desmontan la coartada de los Sumarroca

El sumario revela que Teyco ya calculaba porcentajes en 2002, durante la presidencia de Jordi Pujol

Un manuscrito recogido en el sumario del caso 3% ha desmontado la tesis exculpatoria de la familia Sumarroca. La empresa Teyco, investigada por el pago de comisiones a Convergència a cambio de adjudicaciones, alegó en septiembre que anotó cantidades equivalentes al 3% de unas obras para evitar que las aportaciones a CatDem (fundación afín a CDC) fueran de una cuantía similar. El objetivo era, según esa teoría, sortear las sospechas derivadas del caso Palau, que destapó los pagos al partido de Artur Mas. Pero el nuevo documento alude a obras adjudicadas en 2002, o sea siete años antes de que estallara el escándalo del Palau de la Música.

El caso 3% indaga la presunta financiación ilegal de Convergència. Diversas empresas —muy especialmente, Teyco— hicieron donaciones de cientos de miles de euros a la fundación CatDem para enmascarar el pago de comisiones. A cambio, según la investigación, lograban adjudicaciones de la Generalitat y de Ayuntamientos controlados por CiU. En la causa están imputados una decena de empresarios, dos tesoreros del partido (Daniel Osácar y Andreu Viloca) y Josep Antoni Rosell, ex número dos de Infraestructures.cat, la mayor adjudicataria de la Generalitat.

La causa pivota sobre dos documentos manuscritos hallados en la caja fuerte de Jordi Sumarroca, consejero delegado de Teyco e hijo de uno de los fundadores de Convergència. En uno de los papeles, que se conoce desde septiembre, aparecen los nombres de cinco Ayuntamientos catalanes (Lloret, Figueres, Sant Celoni, Torredembarra y Sant Cugat) junto a dos clases de importes: unos, que se corresponden con adjudicaciones a Teyco en esos municipios; los otros, que suponen el 3% exacto de esas cantidades y que, según los investigadores, son comisiones ilegales.

Tras la publicación de ese documento, Teyco se defendió: aseguró que si Sumarroca calculó (y anotó) el 3% fue solo para evitar que, a la hora de hacer aportaciones a Catdem, estas representaran un porcentaje similar. Tal explicación no sirve, sin embargo, para justificar las anotaciones aparecidas ahora en el segundo manuscrito de la caja fuerte.</CF>

Un “concepto contable”

Ese nuevo documento se conoció hace unos días, cuando el juez de El Vendrell decidió levantar parcialmente el secreto del sumario. Allí aparecen citadas una veintena de adjudicaciones a Teyco, también junto al importe de la obra y el cálculo del 3%. El papel tiene otra particularidad: está encabezado por la expresión “Estado cuentas” junto a las siglas “J. P.”. Los informes de la Guardia Civil lo ven como un dato “relevante”, aunque no mencionan explícitamente que aluda al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol o a su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola. Las obras citadas, en todo caso, son de 2002 y 2003, o sea anteriores a que el caso Palau pusiera de relieve el pago de comisiones a Convergència y extendiera la sombra de sospecha sobre las donaciones a las fundaciones.

Fuentes cercanas a Teyco alegan que en esos años la empresa no había hecho aún aportaciones a la fundación de CDC y que su primera donación fue en 2005 a un “pequeño club deportivo de Barcelona”. Las mismas fuentes niegan de forma tajante el pago de comisiones y consideran que el 3% es un “concepto contable” que se puede corresponder con “decenas de cosas” en el ámbito de la construcción. También rechazan que las siglas “J. P.” aludan a los Pujol, e incluso ponen en duda que la J sea una J y no una I mayúscula. La empresa, sin embargo, no da una explicación alternativa al respecto y remite a una futura declaración de Jordi Sumarroca ante el juez.