Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez aplaza el ingreso en prisión de la mujer que robó 430 euros

El magistrado retrasa la sentencia 10 días para estudiar el aplazamiento pedido por el abogado de la condenada

Esther Gabarre en la sede de la Asociación de Vecinos de Manoteras, en el distrito de Hortaleza. FOTO: L. Sevillano | Vídeo: EPV

Esther Gabarre no tendrá que dormir en la cárcel este viernes, cuando estaba prevista su entrada en prisión. Tampoco lo hará las siguientes nueve noches. El magistrado Jaime María Serret, del juzgado de lo Penal número 5 de Getafe, ha dejado en suspenso para los próximos 10 días la decisión. Según el abogado de Esther, esta prórroga se debe a que el juez quiere estudiar la suspensión definitiva que había solicitado hasta que se resuelva el indulto de su representada. La mujer, una viuda de 40 años, está condenada a cuatro meses de prisión por robar 428 euros en ropa para venderla y sacar un dinero para ayudar en casa, donde vive con sus cuatro hijas (dos de ellas menores) con una pensión de 532 euros al mes.

"Cuando llegó la llamada de su abogado le cambió la cara por completo. Su rostro se llenó de luz y abandonó la tristeza de estos últimos días", relata Ignacio Fernández, miembro de la Asociación de Vecinos de Manoteras y una de las personas que más empeño ha puesto en que Esther no entrara en la cárcel. "Estábamos en la sede de la asociación con el móvil puesto en altavoz cuando ha llamado su abogado. Está feliz, pero cansada". Fernández cree que la decisión, aunque sea temporal y finalmente no se convierta en definitiva, abre la posibilidad para estudiar otras vías.

"Esther está muy contenta. Estos días de más son bienvenidos y está esperanzada en que no tenga que entrar en prisión". Daniel Amelang, su abogado, habla aliviado sobre la decisión del magistrado. La mujer cometió el hurto el 5 de enero y, dos días más tarde, ya había sido juzgada y condenada en un juicio rápido. Al ser reincidente, su ingreso en dependencias penitenciarias era inminente, tal y como le comunicaron la semana pasada. El verano pasado había robado otras prendas por valor de 500 euros, algo que ella asegura que hace por necesidad.

Sus vecinos de Manoteras, un barrio humilde en el distrito de Hortaleza, no la han dejado sola. Hace unos días comenzaron a recoger firmas para impedir lo que ellos consideran una "injusticia". Incluso crearon una petición en change.org que ha contado con el apoyo de 148.000 personas, que son las firmas que había obtenido hasta la tarde de este viernes. "El plazo dado por el juez es lógico, tiene que leerse el texto y valorar si suspende indefinidamente la decisión hasta que se resuelva el indulto porque hace poco que pedimos el aplazamiento", indica Amelang.

En ese plazo de tiempo, la condenada sabrá si tiene que ingresar en prisión o debe esperar a que el Gobierno resuelva el indulto que ha solicitado. Ya se ha pedido al Ministerio de Justicia, que ahora debe proponerlo en un Consejo de Ministros para aceptarlo o desestimarlo. No hay un plazo estipulado, aunque el proceso puede ser largo y durar dos años. El abogado de Esther se muestra confiado: "La decisión del juez es una buena señal. No haber rechazado de plano la solicitud que efectuamos de suspensión nos indica que vamos en buen camino". Días atrás, Esther ya había mostrado su arrepentimiento. "Estoy muy avergonzada, no lo volvería a hacer, ya he aprendido la lección".

Más información