Diagnosticados en Cataluña dos casos importados del virus zika

Las afectadas son dos mujeres, de origen sudamericano, que se contagiaron durante un viaje a las zonas donde es endémico

El mosquito Aedes aegypti, que transmite el zika Rafael Neddermeyer Fotos Públicas

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha confirmado la aparición de dos casos importados de zika, una enfermedad tropical que provoca malestar general, erupciones cutáneas, fiebre y dolor articular. Las afectadas son dos mujeres de entre 30 y 45 años, residentes en Cataluña y de origen sudamericano, donde la dolencia es endémica. El Departamento de Salud, que ha evitado revelar los países a donde han viajado, ha apuntado que las mujeres presentaban un cuadro clínico leve cuando fueron diagnosticadas y "ahora ya se encuentran en perfecto estado". Ambos casos se diagnosticaron a finales de 2015, cuando regresaron de un viaje a su país de origen.

El virus, que se transmite por la picadura de los mosquitos del género Aedes —los mismos que provoca la fiebre amarilla, el dengue o el chikungunya—, ha puesto en jaque a una veintena de países en América Latina, donde estas dolencias son endémicas. La alerta en todo el continente ha saltado después de detectarse una vinculación del virus con malformaciones en bebés recién nacidos. Entre noviembre  de 2015 y enero de 2016, el número de bebés y fetos con microcefalia,una grave afectación neurológica, creció un 377% en Brasil. Las autoridades sanitarias han extremado las precauciones con mujeres embarazadas.

Los casos detectados en Cataluña fueron infectados en su país de origen y ninguna de ellas estaba embarazada. Salud ha hecho un llamamiento a la calma y ha recordado que "no hay ningún peligro para la salud pública". "No hay ningún riesgo para la salud pública porque la enfermedad tiene un curso clínico benigno y el virus se autolimita, no está más de cinco días en la sangre. Puede que incluso haya personas que lo hayan padecido y no se hayan dado cuenta por confundirlo con una gripe", ha indicado el doctor Israel Molina, director del Programa de Salud Internacional del Instituto Catalán de la Salud (ICS). 

Al tratarse de una enfermedad que aún no es de declaración obligatoria (enfermedades transmisibles que los médicos están obligados a notificar a las autoridades de salud pública por ser de especial importancia para la comunidad), no hay un registro de los casos diagnosticados. Molina ha reconocido que es una enfermedad "muy rara" de encontrarse y, de hecho, sólo recuerda que se haya detectado otro caso similar en Cataluña "hace muchos años".

De transmitirse en Cataluña, el portador sería el mosquito tigre (Aedes albopictus), presente en muchas zonas de la comunidad. Sin embargo, su período de actividad es en verano, por lo que las posibilidades de detectar un caso autóctono son ínfimas. "La densidad de mosquitos y el número de pacientes afectados que tenemos ahora es demasiado bajo como para que se pueda producir un caso autóctono. El riesgo es muy bajo", ha subrayado Molina. Con todo, el especialista ha admitido que "seguramente se verán muchos más casos de zika" porque es endémica en muchos países cuya población visita España.

Más información