Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tesoros en peligro

La falta de medidas de seguridad provoca graves pérdidas de restos arqueológicos de Huelva, Marbella, Córdoba y Écija

Habría figuras y cerámicas, estructuras calcolíticas, restos de sistemas de cultivos tartésicos que eran testimonio de que la ocupación humana en Huelva comenzó hace 5.000 años. Habría, en condicional, porque probablemente ya no están. Puede que también se hayan perdido restos de costillas, vértebras y otros huesos que podrían ser de un cetáceo milenario. Unas máquinas han excavado los terrenos bajo los que supuestamente se encontraban estos hallazgos provocando movimientos de tierra en una parcela declarada Bien de Interés Cultural (BIC), en el yacimiento La Orden-Seminario. “Todos los restos han desaparecido. Ya no están para nunca jamás”, apunta el arqueólogo Diego González Batanero, que denunció los hechos la semana pasada, ante la Guardia Civil.

No ha sido el único destrozo de patrimonio histórico en los últimos meses. A mediados de mes, en Marbella, unos vándalos rompieron un mosaico que representaba la cara de Medusa situado en la villa romana de Río Verde; el pasado agosto un agricultor aró un terreno considerado BIC en el yacimiento de Ategua, en Córdoba; y en marzo, tres personas fueron detenidas en Écija por destrozar a pedradas un valioso mosaico de la localidad. La Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía indica que todos estos bienes deben ser protegidos y mantenidos por los propietarios de las tierras, y la Junta de Andalucía, como garante en el cumplimiento de la ley, debe velar por esta seguridad. No obstante, estos últimos hechos ponen de relieve el riesgo de los tesoros andaluces, que aumentan con los expolios y el tráfico de bienes.

Este viernes, la delegación Territorial de Cultura de Huelva ha remitido a la fiscalía onubense y al Seprona de la Guardia Civil un informe sobre la posible destrucción en parte del yacimiento neolítico onubense. El fiscal de Medio Ambiente que lleva el caso, Alfredo Flores, apuntó que el daño causado podría ser de "valor incalculable", según recogió Europa Press. La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, ha declarado esta semana que pondrá en marcha "todas las medidas sancionadoras que sean oportunas" para castigar estos hechos, pero no se ha pronunciado respecto a la solicitud de Ciudadanos de que comparezca en el Parlamento para explicar este caso. “Deberían existir mecanismos de control público para que esto no pudiera suceder”, ha declarado el diputado por Huelva de Ciudadanos, Julio Díaz.

Foto de los terrenos de Seminario, antes de la excavación.

El propietario de la finca de Huelva, una constructora privada, estaba obligado a mantener intocables esos terrenos. No obstante, retiraró una importante cantidad de tierra, previsiblemente, para rellenar con la arena las obras del AVE que se construye en la zona, según los primeros indicios que maneja el Ayuntamiento de Huelva.“Hemos abierto un expediente sancionador y de regulación de la legalidad urbanística, además de poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía por suponer un acto delictivo”, apunta Manuel Gómez, concejal de Urbanismo de la Huelva.

A la empresa pública ADIF, encargada de las obras ferroviarias, no le consta relación alguna entre la construcción del AVE y este hecho, aunque ha abierto una investigación para recabar información a la compañía encargada de las obras por si alguna hubiera subcontratado con algún proveedor el acopio de arena vinculada a este yacimiento, donde se ha paralizado la actividad por orden de la Junta desde que se denunciaron los hechos. "Tendrá que analizarse lo que se presumía que existía y lo que ya no se pueda conocer, así como las distintas responsabilidades de los propietarios de las parcelas y de los que han actuado allí", ha declarado el delegado de Cultura de la Junta en Huelva, Francisco José Romero, que ha avanzado que la Junta analizará si en la Ley de Patrimonio cabe otro tipo de actuaciones para proteger más los bienes andaluces, ha recogido Europa Press.

En Marbella, los destrozos en el mosaico, propiedad municipal, han provocado que el Ayuntamiento mejore la seguridad en el recinto. "Se está trabajando en un plan para instalar vallas más altas y cámaras de seguridad", apunta Juan Carlos García, inspector de la delegación municipal de Cultura de Marbella. "En este caso  no venían ni siquera a robar las teselas, ha sido solo destrucción", señala el técnico. "Todos estos hechos hay que denunciarlos para que no vuelvan a ocurrir estos atropellos continuados contra el Patrimonio. Andalucía presume de tener un turismo muy potente, pero se basa en nuestro patrimonio. Hay que cuidarlo", concluye el arqueólogo Diego Batanero.