Un bebé que tomaba solo leche de almendra enfermó de escorbuto

Los expertos desaconsejan alimentar a los lactantes con bebidas vegetales

Investigadores del Hospital Universitario la Fe de Valencia han detectado un caso de escorbuto en un bebé que desde los dos meses fue alimentado solo con leche de almendra. Según detallan en la última edición de la revista Pediatrics, el menor desarrolló fracturas y presentaba problemas de crecimiento a los 11 meses como consecuencia de esta enfermedad grave, causada por la falta de vitamina C en la dieta, que afectaba a los marineros que pasaban mucho tiempo en alta mar pero que actualmente es poco frecuente.

La investigación concluye que no se debe alimentar a los bebés en su primer año de vida solo con leche de origen vegetal. Los pediatras y los padres deben ser conscientes de que esta bebida no es un alimento completo y no puede sustituir la lactancia materna o de fórmula, aseguran en las conclusiones.

El bebé, según narra Isidro Vitoria, autor del artículo, nació después de un embarazo normal, con un peso de 3 kilos y 100 gramos. Recibió alimentación a base de leche de fórmula hasta los dos meses y medio de vida y fue vacunado de acuerdo al calendario oficial. Sin embargo, a raíz de una dermatitis, un médico recomendó a sus padres alimentarlo diariamente con un preparado líquido que incluía leche y harina de almendra, polvo de sésamo, malta de arroz integral, mijo y diferentes probióticos autorizados en España.

A los seis meses su madre comenzó a ofrecerle purés de verduras y frutas en vano y a los 11 meses observaron que se encontraba cansado, fácilmente irritable, había dejado de crecer y se negaba a apoyar las piernas sobre una superficie sólida, llorando incluso cuando un adulto trataba de mover sus piernas.

Una analítica reveló niveles atípicos de zinc, vitamina C y D y la hormona del tiroides, y una radiofrafía mostró que el menor presentaba fracturas en las piernas y la espalda, junto con una pérdida generalizada de masa ósea.

Recuperación dos meses después

La fórmula con leche de almendra se interrumpió y se fue reemplazando con lácteos, cereales, carne, frutas y verduras, al tiempo que se introdujeron suplementos de vitamina C y D. Apenas un mes más tarde, las radiografías evidenciaron una mejoría y los niveles de ambas vitaminas lograron normalizarse. Y dos meses después de cambiar de dieta, el bebé comenzó a caminar.

En el primer año de vida, los expertos recomiendan que los bebés consuman entre 50 y 60 miligramos diarios de vitamina C, teniendo en cuenta que cada 240 mililitros de leche materna contiene unos 11 miligramos de vitamina C y las leches de fórmula contienen de 10 a 30 miligramos por cada 100 calorías.

Del mismo modo, las recomendaciones internacionales establecen que durante los primeros seis meses de vida la alimentación se base exclusivamente en la lactancia materna para posteriormente ir introduciendo otros alimentos, empezando por las verduras y las frutas, ya que muchas son ricas en vitamina C.

Los autores recuerdan que cuando las bebidas de origen vegetal se procesan algunas vitaminas pierden su actividad biológica y, aunque muchas son luego suplementadas con vitaminas y otros nutrientes, pueden presentar deficiencias. "Los pediatras y los padres deben ser conscientes de que estas bebidas no son un alimento completo y no podrán sustituir la lactancia materna o la leche de fórmula", aseguran los autores.

Más información