Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carmena pregunta a los madrileños si entierra parte de la Gran Vía

El Ayuntamiento publica una encuesta de 18 preguntas que será decisiva en la reforma de la plaza de España y sus aledaños

El Ayuntamiento de Madrid publicará a partir del 28 de febrero y durante 40 días un cuestionario de 18 preguntas para que los ciudadanos opinen sobre la reforma de la plaza de España, que incluye la posibilidad de enterrar parte de la Gran Vía y de la calle de Princesa. Sus respuestas servirán de base para el concurso que convocará en abril para elegir el proyecto arquitectónico. Ahora, el Ayuntamiento intenta sumar a las principales asociaciones que se implicaron en el proceso pero lo abandonaron hace días al no ver precisa la reforma.

Carmena preguntará si vale la pena mantener o trasladar (dentro o fuera de la plaza) la estatua de Cervantes, don Quijote y Sancho Panza Foto: KIKE PARA / VÍDEO: EL PAÍS

En un principio se elaboró un cuestionario de 67 preguntas, con la intención de reducirlo a 18 en una votación consensuada con todas las organizaciones participantes en el proceso. Pero ese día, el 11 de enero, varias de las más relevantes decidieron abandonarlo.

Ya en diciembre habían mostrado su desacuerdo por la “celeridad” con la que avanza este proceso “cuando tantos barrios precisan mejoras urgentes”; ante la falta de información “sobre los datos de partida que abocan” a esta intervención, “es imposible comprender en qué medida puede satisfacer los intereses generales de la ciudad”, añadieron.

Así, Ecologistas en Acción; la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos; la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad; la plataforma Salvemos el Edificio España; y la Asociación de Viandantes a Pie eludieron “asumir la responsabilidad” de consultar a la ciudadanía mediante el citado cuestionario. Dos días después volvieron a reunirse con el Ayuntamiento sin llegar a un acuerdo, pero, para no cerrar por completo la puerta, acordaron abstenerse en la votación de las preguntas. Salió así adelante con los votos, entre otros, del Ayuntamiento; el Colegio Oficial de Arquitectos; la Asociación de Hosteleros La Viña y varios vecinos y empresas de la zona. También se abstuvo el Club de Debates Urbanos; Madrid Ciudadanía y Patrimonio y la representante del grupo chino Wanda; con quien el Ayuntamiento tiene previsto reunirse en los próximos días para saber si sigue adelante o no con la reforma del edificio España.

El edil de Participación Ciudadana, Pablo Soto, tiene previsto reunirse con esas asociaciones en breve (ayer se canceló un encuentro por falta de quorum) para sumarlas a un proceso en el que el Ayuntamiento sigue dando por hecho que participan. La edil socialista Mercedes González coincidió ayer en que la reforma “no es una prioridad” porque hay “muchísimos barrios con un deterioro realmente preocupante”. El PSOE, como el resto de partidos, no forma parte del grupo de trabajo del Ayuntamiento.

Un cuestionario con 18 opciones

El cuestionario que se someterá a votación comienza por preguntar si es necesario reformar la plaza de España. Si los madrileños (a través de la web municipal, en las Juntas de Distrito o en el teléfono 010) se oponen, se acabó el proyecto. Se pregunta además si se debe actuar en zonas colindantes como Conde Duque y la plaza de los Cubos; mejorar la conexión peatonal con la plaza de Oriente y el templo de Debod; o crear un corredor verde que comunique la Casa de Campo y el parque del Oeste.

En cuanto al tráfico, se cuestiona incluso soterrar el tráfico en Gran Vía y Princesa, “teniendo en cuenta el elevado coste”, o todas las calles que pasan por la plaza. También se plantea convertir en peatonal el paso elevado de la calle de Bailén, como quería el PP; y se pregunta sobre las plazas de aparcamiento.

¿Se debe limitar o potenciar el número de tiendas, hoteles, mercadillos o terrazas? ¿La plaza debe ser verde o pavimentada; de paso o de ocio; soleada o con sombra? Se pregunta también sobre el uso del subsuelo (ahora hay locales comerciales, y el PP quería añadir un centro cultural); si vale la pena mantener o trasladar (dentro o fuera de la plaza) la estatua de Cervantes, don Quijote y Sancho Panza; y si hacen falta más árboles.

Las respuestas se usarán como directrices para elaborar las bases del concurso internacional que se convocará en abril, y en el que participarán también los ciudadanos (su voto será un puesto en el jurado, junto al Ayuntamiento y al resto de asociaciones). Los cinco proyectos finalistas se desarrollarán más en profundidad para elegir a dos, entre los que decidirá en exclusiva el voto ciudadano.

Más información