Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Picasso cubista, sus retratos y sus cerámicas

La temporada 2016 del museo barcelonés del pintor comienza con la convocatoria de un concurso para sustituir al actual director

El plato fuerte de la nueva temporada del Museo Picasso de Barcelona se servirá el mes de octubre y tendrá como protagonista a la pintura cubista que Pablo Picasso realizó en el París de la Primera Guerra Mundial. Le acompañarán a la mesa otros dos extranjeros como son Juan Gris y Diego Rivera, que vivieron en la capital francesa el conflicto lejos del frente. Los tres protagonizarán junto a Georges Braque, el otro padre del cubismo, María Blanchard, Gino Sevirini, Jacques Lipchitz, Henri Laurens y Henri Matisse, entre otros, la exposición Cubismo y guerra. El cristal de la llama—tal y como adelantó este diario el 5 de diciembre—, que reunirá un total de 80 pinturas creadas entre 1913 y 1919. Comisariada por el profesor Christopher Green, se centrará en la supervivencia de la vanguardia artística europea establecida en París durante la contienda y su respuesta a conflicto bélico, explicó el director Bernardo Laniado-Romero.

Otra exposición que tardará en poder verse en Barcelona es Picasso retratos, que tras inaugurarse en la National Portrait Gallery de Londres —centro que la coorganiza— viajará a Barcelona entre marzo y junio de 2017 reuniendo retratos en pinturas, esculturas, dibujos y grabados de todos los periodos. “Redifinirá los parámetros establecidos del concepto de retrato en Picasso”, un tema “en el que el pintor constantemente rompe fronteras” y que no se aborda desde 1996, según el director. La tercera gran cita de la temporada tiene que ver con el barro, ya que el museo expondrá por primera vez la colección completa de 42 cerámicas, linograbados y litografías relacionados con este arte que posee el museo del artista, y lo hará con motivo de la celebración del congreso de la Academia de la Cerámica que acogerá Barcelona en septiembre.

'Blanquita Suarez', pintada por Picasso en 1917.

Una exposición que no se verá, pero que organiza el museo este año será Picasso antes de Picasso, en la que reúne 27 de sus obras que viajarán al Museo Louisiana de Arte Moderno de Dinamarca. A cambio, han viajado a Barcelona tres grandes pinturas realizadas por Picasso en el último periodo de su vida y que se expondrán a primeros de febrero, entre ellas El jugador de cartas II, de 1971.

El catálogo de pintura y escultura, que reúne las 306 obras del Museo y la investigación de las once obras que pintó Picasso durante su viaje a Barcelona en 1917, como El Arlequín, y el Monumento a Colón, completarán la programación para 2016.

Para el funcionamiento del museo se cuenta con un presupuesto de 8,94 millones de euros (350.000 más que en 2015), de los que el 91,6% genera el propio museo. El Ayuntamiento aporta 750.000 euros, un 8% del presupuesto total.

El año vendrá marcado por el concurso para sustituir al director actual tras acabar su contrato. Berta Sureda, comisionada de Cultura, aseguró, tras valorar positivamente su labor: “No cuestionamos nada, ha hecho un buen trabajo”, aseguró que habrá un concurso público y se intentará que “sea por un periodo de cinco años renovable otros cinco”, para evitar prorrogas de un solo año, como la de Laniado-Romero. “No tengo decidido si participaré”, explicó el director tras ser preguntado por su intención, matizando que “el trabajo de un director de un museo no se hace en cuatro años porque son proyectos de larga duración, y especialmente en uno de ámbito internacional como es el Picasso”.

Más información