Protesta en Vall d’Hebron por la sanidad pública

Usuarios y trabajadores del hospital exigen al consejero Comín que revierta los recortes

Ni una semana de tregua se han permitido las entidades en defensa de la sanidad pública. Apenas cinco días después de que Toni Comín sustituyese a Boi Ruiz como consejero de Salud, los usuarios y trabajadores del hospital Vall d'Hebron han salido a la calle para reivindicar sus demandas una vez más. Un centenar de pacientes y sanitarios han ocupado desde primera hora de la mañana de este miércoles el vestíbulo del centro sanitario para poner al día a Comín de las necesidades más acuciantes del hospital. La acción reivindicativa, que se prolongará a lo largo de todo el día con charlas y asambleas, se centra en recordar al nuevo consejero las consecuencias de los recortes que ejecutó su antecesor. "Urgencias colapsadas, listas de espera para médico de cabecera, especialista, pruebas diagnósticas y operaciones, cierre de camas, despidos de personal...", enumera Trini Cuesta, portavoz de la Coordinadora de Entidades SAP Muntanya. Los manifestantes piden revertir todas estas secuelas que achacan a los recortes en sanidad durante los últimos cinco años. 

"Queremos enviar un mensaje al nuevo gobierno de que estamos aquí y queremos que sean capaces de revertir todo lo que han quitado sus antecesores. Para empezar, que nos devuelvan los 1.500 millones de euros [el recorte que sufrió el Departamento de Salud entre 2010 y 2014] que nos han robado", ha protestado Cuesta. La activista ha recordado que llevan "cuatro años de lucha y resistencia" pero es el momento, ha asegurado, "de que el nuevo gobierno plantee políticas dirigidas a revertir la emergencia en la que se encuentra la sanidad catalana".

Los usuarios se muestran expectantes con las medidas que tomará el nuevo consejero, que ya ha avanzado que pretende echar de la red pública de hospitales a entidades con ánimo de lucro. "Vamos a observarlo con mucha atención y le expondremos nuestras reivindicaciones y nuestros principios. Y si no le gusta, lo siento, porque no tenemos otros y no vamos a cambiarlos", ha sentenciado Toni Barbará, portavoz de la Marea Blanca, la plataforma que engloba un centenar de entidades como sindicatos, partidos políticos o los iaioflautas.

La Marea Blanca ha enviado una carta al nuevo consejero y prevé entregarla también personalmente en el Departamento de Salud la próxima semana. En la misiva, la plataforma recoge su decálogo de principios sobre los que debería regirse la sanidad catalana. "Entendemos que no todos los cambios pueden ser inmediatos, pero no le vamos a dar 100 días porque la sanidad catalana no puede permitírselo", ha avisado Barbará. El médico, ahora jubilado, ha insistido en que los problemas económicos de la Generalitat no son excusa para no invertir en salud. "Nosotros no somos los causantes de los problemas económicos y la cosa no va a solucionarse si, en vez de destinar más, destinan menos dinero a sanidad. Además, es intolerable que en esta situación el dinero público vaya a otro lugar que no sea entidades públicas", ha criticado.

Cuesta, por su parte, ha recordado que "sin presupuesto, nada será posible". "No sirve de nada que manden una partida específica para reducir las listas de espera porque el problema es estructural", ha advertido.

Más información