Barcelona retira la medalla de Oro a la infanta Cristina

El galardón fue otorgado por el alcalde Maragall en 1997, cuando Miquel Roca era el líder de CiU en la oposición

La infanta Cristina durante el juicio del 'caso Nóos'. Foto: CATI CLADERA (POOL) / VÍDEO: ATLAS

El Ayuntamiento de Barcelona ha votado este miércoles retirar la máxima distinción que otorga la ciudad, la Medalla de Oro, a la infanta Cristina. La votación que se ha realizado en la comisión de Presidencia a propuesta del grupo municipal de ERC, se ha resuelto con 12 votos a favor y 3 abstenciones. Los republicanos han defendido que la imputación judicial es suficiente motivo para retirar la medalla.

Han votado a favor el partido del Gobierno municipal, Barcelona en comú, los republicanos, CiU, PSC y la CUP. Ciutadans y el PP se han abstenido argumentando que hay que defender la presunción de inocencia. El PP concretamente ha abogado por posponer la votación.

De forma unánime, los grupos municipales han recordado que, pese a no haber sentencia, incluso el Rey Felipe VI ha retirado a su hermana y su marido el título de Duques de Palma. El proponente, Jordi Coronas, de ERC, ha celebrado que la ciudad de Barcelona lance "un mensaje claro con la honestidad y la justicia social y de rechazo a conductas que son impropias de personas que merecen este galardón".

Por parte del partido de la alcaldesa Ada Colau, su número dos, Gerardo Pisarello, ha afirmado que "la monarquía es una institución sobreprotegida" y ha recordado que "una medalla que ha recaído en el médico Moisès Brogi, el cantautor Raimon o la superviviente de los campos nazis Neus Català, no puede recaer" en Cristina de Borbón por su imputación. Pisarello también ha recordado que "Barcelona es una ciudad intrínsecamente republicana".

Desde CiU, Joaquim Forn ha manifestado que Cristina de Borbón "debería haber renunciado a otros títulos y distinciones" y ha considerado "oportuno solicitar la revocación". Carmen Andrés, del PSC, ha negado que la comisión haya celebrado un "juicio paralelo" y ha defendido el sí a revocar la medalla "para preservar el buen nombre de la ciudad". El concejal de la CUP Josep Garganté ha ido más allá de la imputación y ha defendido la retirada del galardón "en memoria de las personas que han luchado por la República" y ha tachado de "institución vergonzante" la Monarquía.


Por parte de Ciutadans, el concejal Paco Sierra ha recordado que en 2014, cuando ICV planteó retirar el honor y la medalla, "ERC tildó de oportunista a quien hoy gobierna en coalición con la alcaldesa Ada Colau". Sierra ha defendido la presunción de inocencia y ha preguntado: "¿Qué pasará si la absuelven? ¿Le volveremos a dar la medalla?". También la regidora del PP Àngels Esteller ha apelado a la presunción de inocencia y, ante la eventualidad de una desimputación, ha abogado por posponer la votación.

La familia real y la medalla de oro de Barcelona

Barcelona otorgó la medalla de Oro a Cristina de Borbón en 1997, unos días antes de su boda con Iñaki Urdangarín en la catedral de la ciudad en octubre. El entonces alcalde era el socialista Pasqual Maragall y el presidente del grupo municipal de CiU, en la oposición, era Miquel Roca, hoy letrado de la infanta en el juicio que comenzó el pasado día 11. Un juicio en el que está procesada como cooperadora necesaria en dos delitos contra la Hacienda Pública que se atribuyen a su marido.

La de este miércoles es la segunda ocasión en la que el Ayuntamiento vota si retira la medalla a Cristina de Borbón. La primera vez fue en febrero del año pasado, a propuesta de ICV. La retirada no prosperó porque CiU y PP votaron en contra y el PSC se abstuvo. Sus concejales argumentaron que la infanta no ha sido condenada y apelaron a la presunción de inocencia. ICV solo tuvo el apoyo de ERC.

La medalla de oro, que también tuvieron don Juan, el rey Juan Carlos y el actual monarca Felipe VI cuando era príncipe, fue otorgada a Cristina de Borbón en un acto solemne en el Saló de Cent en septiembre de 1997. La infanta llevaba 10 años viviendo en Barcelona y en su discurso celebró, en un discurso en catalán y castellano, el ambiente en una ciudad de la que aseguró sentirse "simplemente ciudadana". Al acto acudió también el entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, al que también fue otorgado la medalla en 1992 e impuesta en 1996. Pujol devolvió su medalla en 2014 tras revelar que su familia había mantenido una fortuna oculta en el extranjero durante 34 años. Hoy el portavoz del Gobierno, Gerardo Pisarello, ha recordado que, pese al retorno, administrativamente la medalla a Pujol no ha sido revocada. "Podríamos revisarlo", ha sugerido.

Las personalidades distinguidas con la medalla de oro tienen derecho a ser tratadas como excelentísimo señor y podrán dar su nombre a vías o espacios públicos de la ciudad sin que hayan pasado cinco años de su muerte. La proposición de ERC pide iniciar los trámites para revocar la medalla a la infanta Cristina; informarla para que no utilice el galardón en actos públicos ni tenga el derecho al tratamiento de excelentísima; e instar "a la afectada a retornar la citada medalla".

Más información