Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Para mí todo estaba normal en la fiesta del Madrid Arena”

Dos responsables de la empresa que gestionaba el recinto niegan que tuvieran responsabilidades en la seguridad del pabellón

Dos responsables de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos han negado este martes en la Audiencia Provincial que tuvieran responsabilidades en materia de seguridad en el pabellón Madrid Arena, donde cinco jóvenes murieron en la fiesta el 31 de octubre de 2012.

Rafael Pastor era director de Seguridad de la empresa municipal (que gestionaba el recinto). José Ruiz era jefe Emergencias y está imputado por “su nula actuación en un evento en el que, por negligencia de unos y otro, falló todo lo que podía fallar”. Ambos se enfrentan a la petición de la Fiscalía de tres años de cárcel por homicidio por imprudencia.

En la cuarta sesión del juicio, Pastor, a quien la Fiscalía acusa de permitir que la fiesta se celebrara pese a conocer los fallos de seguridad, ha negado que entre sus competencias estuviera precisamente la seguridad; según ha afirmado, él era responsable solo cuando el pabellón estaba “en reposo”, no durante los eventos. Además, ha declarado que no percibió irregularidades en el tiempo en el que estuvo en el pabellón durante la fiesta: “Para mí estaba todo normal”.

Ruiz, por su parte, ha asegurado que solo era “el técnico de turno” “localizable en todo momento ante cualquier necesidad”. “A mí nadie me comunicó por escrito que yo fuera jefe de emergencias, nadie me comunicó de palabra que yo fuera jefe de emergencias, nadie me dio ningún documento a firmar como jefe de emergencias y nadie me formó como jefe de emergencia”, dijo.

Lo que sí ha reconocido Ruiz es que el portón por donde entraron 3.000 personas y colapsaron la pista, precipitando la avalancha mortal, y que debía servir solo como salida de emergencia, ya se había abierto en otros eventos anteriormente de forma irregular.