Selecciona Edición
Iniciar sesión

Colau cuestiona el proyecto de la fachada de Amat para el Liceo

Un dictamen municipal de diciembre cuestiona la intervención

El Ayuntamiento de Barcelona emitió un primer informe negativo el pasado diciembre al proyecto de colocar 170 semicírculos de cerámica en las fachadas del Liceo de Barcelona planteado por el artista Frederic Amat y asumido por la dirección del teatro. “El Departamento de Patrimonio Arquitectónico, Histórico y Artístico elaboró un informe previo que estimaba que el proyecto de instalación artística no se ajusta al Plan Especial de Protección del Patrimonio Arquitectónico y el catálogo de Ciutat Vella”, precisan portavoces del área de urbanismo del Ayuntamiento barcelonés. En una primera valoración de la intervención que proponía Amat planteada por este periódico el pasado domingo, el consistorio indicó que se estaba a la espera de más estudios sobre “el impacto y la viabilidad”.

La propuesta que hace Amat quiere solucionar la falta de personalidad de las fachadas del teatro y plantea la colocación en las paredes de unas grandes piezas de cerámica de un rojo intenso de un metro de diámetro cada una de las 170 que se colocarían a lo largo de los muros de La Rambla y Sant Pau, donde se recuperarán unos vidrieras modernistas tapados desde la década de los años treinta del siglo pasado. La idea, a iniciativa del propio artista cuando tuvo conocimiento de que se iba a emprender una rehabilitación en profundidad, fue bien vista por la dirección y otros órganos de decisión del teatro.

La iniciativa de colocar elementos en la fachada, al parecer, no se ajusta al plan de patrimonio de Ciutat Vella que indica que las intervenciones en el Liceo “han de mantener y conservar las fachadas originales del edificio con su composición arquitectónica y tratamiento. En consecuencia, el informe previo hace una primera valoración negativa y pide estudiarla más”, añaden los portavoces municipales.

El Ayuntamiento ha decidido, además, convocar el Consell d’Art Públic municipal para que valore la idoneidad de la propuesta, convocatoria que también se pide en el informe previo de Patrimonio.

El citado órgano asesor se tiene que constituir todavía. Se trata de una figura creada por el anterior gobierno municipal y heredera de otro organismo, el Consejo Asesor de Esculturas que empezó su andadura en 1997. Su finalidad era la de informar y decidir sobre las actuaciones en materia de arte público y en el espacio público. Estuvo presidida, en el mandato anterior, por Jaume Ciurana, teniente de alcalde de Cultura, y estaba integrada también por responsables de Hàbitat Urbà y por expertos en la materia, entre ellos, los directores del Macba, el Dhub y la Fundación Miró.

Además del dictamen municipal definitivo, la intervención que propone Amat debe tener el visto bueno de Patrimonio de la Generalitat ya que el Liceo tiene la protección de Bien Cultural de Interés Nacional. Portavoces de ese organismo reconocieron que el proyecto está en estudio.

 

Más información