Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El golpe a una banda de ropa falsificada se salda con 27 arrestos

Doce de los detenidos tenían domicilio en Pontevedra y cinco en A Coruña. El resto en Portugal, Gijón, Valencia, Málaga, Pamplona y Huelva. La ropa se fabricaba en el país vecino y se introducía por Galicia

La policía nacional ha desarticulado una organización que falsificaba prendas de ropa en Portugal para distribuirlas en España. En total, se incautó de más de 40.000 piezas de ropa. El grupo disponía de tres millones de euros en las cuentas bancarias que han sido bloqueadas

 

La policía nacional ha detenido a 27 personas, seis de ellas en Portugal y el resto en distintos puntos de la geografía española, por delitos de supuesta pertenencia a organización criminal, contra la propiedad industrial e intelectual y blanqueo de capitales por importe de cerca de tres millones de euros, cantidad que figuraba en las cuentas bancarias bloqueadas en la operación. La organización desarticulada, con sede en la provincia de Pontevedra, falsificaba presuntamente prendas de ropa en fábricas de Portugal que se distribuían posteriormente en España para su venta callejera y en otros mercados.

La operación policial, realizada por agentes del Grupo de Propiedad Intelectual de la UDEV Central, de las Brigadas Locales de Policía Judicial de las Comisarías de Vigo y Gijón, de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Huelva y de las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Pontevedra, A Coruna, Pamplona y Málaga en colaboración con la Agencia de Seguridad Alimentaria de Portugal (ASAE), se puso en marcha el año pasado cuando los investigadores descubrieron que un grupo de españoles y portugueses se dedicaba a la fabricación y adquisición de ropa de prestigiosas firmas, falsificadas en fábricas clandestinas portuguesas.

Los agentes comprobaron que se trataba de un grupo con una estructura organizada y liderada por un ciudadano de origen marroquí. Las prendas salían de las fábricas de Portugal y eran transportadas a través de empresas de paquetería a España, en donde se ponían a la venta. Los beneficios se blanqueaban a través de varios establecimientos con actividad legal, mediante el envío de dinero en efectivo o a través de transferencias al extranjero sirviéndose de diversas cuentas bancarias.

La operación permitió el bloqueo de siete cuentas relacionadas con los investigados cuya actividad habría generado unos tres millones de euros.

Los agentes practicaron 12 registros en domicilios particulares del país vecino -cuatro de ellos en almacenes y otro en una fábrica de la organización- en donde fueron detenidos seis miembros de la trama de nacionalidad marroquí y portuguesa y se intervinieron 36.000 prendas falsificadas, seis máquinas para la fabricación de calzado y 15.500 euros en efectivo.

El operativo establecido posteriormente en Pontevedra se saldó con el arresto de 21 personas en A Coruña, Gijón, Valencia y Málaga. Los agentes practicaron además 17 registros domiciliarios en esas ciudades y en Pamplona y Huelva y realizaron seis inspecciones en establecimientos. En ellos intervinieron 7.000 artículos que vulneraban supuestamente la propiedad industrial e intelectual así como signos distintivos de marcas registradas listos para para incorporar a los artículos falsos.

Más información