Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Valencia rinde tributo a 44 mujeres ilustres dedicándoles sus calles

Solo un 7% de los 1.144 personajes ilustres que reconoce el callejero son mujeres

Margarida Borràs o Matilde Salvador sustituirán en las placas a dirigentes franquistas

El Consejo de la Mujer pide que cuatro de cada cinco nuevas rotulaciones sean para ellas

El Gobierno de Joan Ribó ajusta cuentas con la historia y con silencios y olvidos imperdonables. Primero fueron las calles que aun hoy recuerdan a personajes del franquismo, contraviniendo la ley de Memoria Histórica, que cambiarán sus nombres en 2016 después de años de deliberaciones e informes. Y ahora le toca el turno a 44 mujeres ilustres, cuya memoria será reconocida por el callejero de la capital. Muchos de sus nombres borrarán los vestigios franquistas de las placas viarias.

Margarida Borràs, primer caso documentado de tortura y muerte en Valencia por identidad de género (fue ajusticiada por transexual), Manuela Solís Claràs, ginecóloga valenciana y primera licenciada por la Universitat de València, o Matilde Salvador, compositora e hija adoptiva de la ciudad desde 2008, son algunos de los nombres que el Consejo de la Mujer y por la Igualdad ha propuesto al Consistorio para que formen parte de la red viaria de Valencia. Así hasta 44 nombres.

La presencia de vías públicas en la capital que reconocen los méritos de las mujeres son todavía testimoniales. "De los 1.144 personajes ilustres que tienen una calle en la capital, un 93% corresponden a hombres y sólo el 7% a mujeres", explica la concejal de Igualdad y Políticas Inclusivas de Valencia, Isabel Lozano. 

El Consejo de la Mujer ha propuesto que desde ahora cuatro de cada cinco nuevas vías públicas  recuerden a grandes mujeres y para seleccionarlos se aplique un criterio cremallera, es decir, dos valencianas, una del resto del Estado, y una internacional, como la Nobel Marie Curie, la escritora Virginia Woolf o la científica que ayudó a entender el ADN Rosalind Franklin.

Las candidaturas de mujeres las han defendido organizaciones de dentro del Consejo, grupos políticos municipales y Unidades de Igualdad de la Universitat de València y la Politécnica, y se han descartado un puñado de nombres porque o ya denominaban alguna infraestructura municipal, porque están en vida y el reconocimiento es a título póstumo, o porque no tenían suficiente relevancia social.

En los casos que sea posible se identificará a la persona y se añadirá unas placas informativas con una breve historia de su trayectoria, ya sea inscrita en el rótulo de la calle o con un código QR que redirija a la historia del personaje ilustre.

En primavera comenzarán a rotular las placas del callejero, que rendirán tributo a Rosa Estruch Espinós, alcaldesa de Villalonga durante la Guerra Civil, a las 13 rosas, en memoria de todas aquellas mujeres represaliadas por su ideología política o activismo social durante la dictadura franquista, o a Federica Monstseny, primera ministra en España durante la II República Española. El callejero reflejará esa otra historia.

Más información