Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Uno de cada cuatro crímenes de 2015 en Madrid sigue sin resolver

Guardia Civil y Policía trabajan para esclarecer siete de las 31 muertes violentas del año pasado

Durante 2015, 31 personas murieron de forma violenta en Madrid. Es el menor número de homicidios y asesinatos registrado en los últimos 15 años. Pese a ello, siete crímenes, el 25%, no han sido esclarecidos. EL porcentaje es similar al que registra el Ministerio del Interior para toda España, donde en 2014, el último año computado, la tasa de resolución de crímenes fue del 72%. Fuentes de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado sostienen que “tarde o temprano” todos se esclarecen. Como ejemplo está el caso de Eva Blanco, asesinada en 1997, y cuyo presunto autor fue detenido en Francia el pasado octubre.

 En Madrid, pese a tener un número muy bajo de crímenes —si se compara con otras capitales— no se han esclarecidos todos durante el pasado ejercicio. Fuentes de la Guardia Civil sostienen que antes o más tarde las 31 muertes acabarán resueltas y recuerdan que el instituto armado ostenta el 100% de esclarecimiento en los últimos años.

En 2015 se ha roto esa estadística y las fuentes consultadas apuntan a la coincidencia de casos durante dos semanas a principios del otoño pasado, justo cuando los investigadores se centraban en un caso que trajo de cabeza durante décadas a la Comandancia de Madrid.

La misma semana que se resolvía a principios de octubre el caso de Eva Blanco, asesinada hace 18 años en Algete, dos personas morían por heridas de bala en sendos crímenes. El martes 29 de septiembre perdía la vida un empresario de 64 años en la calle de Miguel Servet, en el polígono industrial de Arroyomolinos. El domingo 4 de octubre, un feriante portugués de 65 años era hallado muerto de varios balazos en el interior de su caravana en el ferial de Torres de la Alameda.

2003: un crimen cada 3,6 días

Los investigadores de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía admiten que cada vez cuesta más reducir la estadística de criminalidad y mejorar los índices de seguridad ciudadanam dada la disminución que acumula en las últimas décadas. Lejos quedan los sangrientos años 90 y los primeros 2000. Las cifras oficiales recuerdan que un año cualquiera de aquellos rondaba el centenar de víctimas.

En 2003 fueron 100 muertes violentas: cada tres días sucedía un crimen en la región. Quince años después, los homicidios y asesinatos se han reducido a menos de un tercio (en 2015 fueron 31 y el último lustro se movió en esas cifras, salvo un repunte en 2014 que llegó a 45).

La Guardia Civil se ocupó de ocho crímenes el año pasado: en Villaviciosa de Odón, Arganda del Rey, Torrelaguna, Torres de la Alameda, Cercedilla, Meco y dos en Majadahonda. La Policía ha investigado otros 23 en los municipios más poblados de la región y por supuesto en la capital, que ha concentrado el mayor número de muertos: 16 homicidios. El resto se localizaron en municipios de la periferia: Alcorcón, Pozuelo de Alarcón, Alcalá de Henares, Parla, Fuenlabrada y dos en Alcobendas. Fruto de sus investigaciones se ha detenido a 20 personas.

Quienes se encargan de resolver estos sucesos admiten que el esclarecimiento se hace más fácil cuando existe una relación directa entre autores y víctimas. En más de un homicidio, apuntan esas mismas fuentes, los datos aportados por los testigos o los familiares de las víctimas permitieron el arresto de los supuestos homicidas en unas pocas horas. Es el caso de Flora Marian, un rumano de 55 años que murió apuñalado el pasado 20 de julio en la vivienda que tenía alquilada en la calle de los Cedros (distrito de Tetuán). Los agentes detuvieron a los presuntos asesinos esa misma tarde. Los arrestados eran los familiares de su exnovia.

Cada vez menos muertes

Los índices de criminalidad son buenos, explican los mandos policiales consultados. Madrid ha pasado de ser una ciudad en la que había un centenar de asesinatos a tener uno de los índices más bajos de Europa. A principios de la década, incluso hubo que cerrar uno de los tres grupos de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, para dedicar a sus efectivos a otras tareas. “Lo habitual, según la estadística europea, es que haya un crimen por cada 100.000 habitantes al año”, repiten los mandos policiales. Madrid, con 6,4 millones de personas, se queda en menos de la mitad. 2013 era hasta ahora el año con menos crímenes (34) , pero 2015 con 31 ha marcado un nuevo récord. Los responsables de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía admiten que la evolución de la última década deja poco margen de mejora. “Al movernos en cifras tan bajas, es fácil que tengamos en cualquier momento un repunte”, afirman. Ocurrió por ejemplo en 2014 cuando se pasó de 34 a 45 y crímenes y la estadística se disparó un 30%.

El mes que más trabajo ha dado a los investigadores de Homicidios en Madrid ha sido el de julio, cuando se produjeron nueve muertes violentas (ocho en la demarcación del Cuerpo Nacional de Policía y una en la de Guardia Civil). En marzo, en cambio, no se registró ningún crimen en Madrid. El procedimiento más utilizado para matar el año pasado en la región ha sido el apuñalamiento, que se ha dado en una veintena de casos. Cinco personas murieron por disparos de armas de fuego y cuatro por golpes. En algunos casos, estas causas se han mezclado.

Cinco muertas por violencia machista

Cinco mujeres fueron asesinadas en crímenes machistas durante 2015 a manos de sus maridos o de exparejas. Un año antes fueron seis. Todos los casos fueron resueltos y los presuntos autores, detenidos. Salvo un hombre que se ahorcó en Arganda del Rey el pasado 8 de julio.

La situación tampoco mejorar en el inicio de 2016. La primera muerte violenta registrada en lo que va de año en la región fue otra víctima de la violencia machista. Ocurrió el pasado lunes 4 cuando un hombre se presentó en la comisaría de Hortaleza y confesó que había matado a su mujer, en el domicilio donde residía la pareja en la calle Mota del Cuervo. Cuando fueron los agentes, hallaron a la mujer encima de la cama ya sin vida. Había sido estrangulada. El juez que instruye el caso decretó al día siguiente el ingreso en prisión provisional y sin fianza del autor confeso de la muerte. El Gobierno municipal que preside Manuela Carmena decreta desde noviembre tres días de luto oficial por cada víctima de violencia machista.