Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mentiras y vetos diez años después de la comisión del metro

Arranca la nueva investigación en las Cortes Valencianas del accidente de 2006

Perelló, portavoz socialista, dice que el consejero del PP intentó dimitir y Camps no le dejó

La comisión de investigación del accidente de metro en Valencia de 2006, uno de los más graves de España, se repite 10 años después de que la primera se cerrase sin dimisiones políticas pese a los 43 muertos y 47 heridos en el siniestro. La investigación ha arrancado este viernes en las Cortes Valencianas con el testimonio de los portavoces de los grupos parlamentarios de la oposición -hoy en el Gobierno de la Generalitat- que han denunciado las prisas, los vetos y el obstruccionismo con que el PP actuó hace una década.  

Los entonces portavoces del PSPV, Entesa y Grupo Mixto en la comisión investigadora de un siniestro que costó la vida a 43 personas, han denunciado que durante las sesiones maratonianas del verano de 2006 hubo "manipulación", "obstrucción", "vetos", "farsa" y "falta de información". Las conclusiones, han subrayado, "estaban escritas de antemano". La investigación, que el PP controló con mano firme gracias a su mayoría absoluta, concluyó que la causa del descarrilamiento del convoy fue un exceso de velocidad.

El exportavoz del PP Serafín Castellano, destituido el año pasado como delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana tras su detención por el supuesto amaño de contratos de extinción de incendios, ha dicho en la Cámara que la investigación de 2006 -que duró menos de un mes- fue tan rápida porque había que dar una respuesta urgente a un accidente tan grave, y ha invitado a los grupos políticos que critican al PP que si tienen constancia de que se mintió, lo denuncien a los tribunales.

Tres representantes de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio se han sentado en la fila de invitados y han escuchado las declaraciones emocionados. En los pasillos, su presidenta, Rosa Garrote, se ha mostrado esperanzada en que la nueva comisión sirva para conocer lo que ocurrió y evitar que se repita. También ha recriminado al PP su actitud obstruccionista.

Así, el exportavoz del Grupo Mixto, Francisco Javier Tomás, ha señalado en su comparecencia en esta nueva comisión de investigación que en la anterior "parecía que venía todo cocinado de antemano". Tomás ha criticado que hubo "demasiado poco tiempo y todo indicaba que eso se había hecho porque había que hacerlo y no por voluntad de avanzar en el proceso y encontrar conclusiones verdaderas". En su opinión, "había prisa por cerrar" la comisión.

"Se vulneró el artículo 502 del Código Penal"

El exdiputado socialista Andrés Perello se ha mostrado satisfecho de que la comisión se repita y ha rememorado las dificultades que tuvieron 10 años atrás para conseguir documentación sobre el accidente. "Lo viví como un fracaso político", ha confesado, "pues se vio que el sistema en el que estamos permite que la arrogancia, una mayoría absoluta entendida como un derecho caído del cielo y la disciplina del partido, se antepusiera al concepto de ética y moral".

Para Perelló, la de 2006 fue una "no comisión de no investigación, por el tiempo, la forma en que se hizo y los vetos que se plantearon tanto a las personas como a la investigación". "Las ordenes al Grupo Popular emanaron del Consell, en concreto desde la Presidencia de la Generalitat [ocupada por Francisco Camps]", ha dicho. A su juicio, "todo estaba preparado" y "se menoscabó el derecho de los parlamentarios para salvar a Camps".

Del mismo modo, ha asegurado que hubo "voluntad manifiesta de obstrucción" por parte del Gobierno valenciano y se ha referido como responsables a los entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y al consejero de Transporte, el ya fallecido José Ramón García Antón.

De García Antón, ha dicho que le consta que tuvo intención de dimitir, pero Camps "no le dejó". También se ha referido al exconsejero y expresidente de las Cortes, Juan Cotino, quien "ante el dolor de las víctimas se limitó a ir casa por casa a ofrecer talones". "Quien hace eso siendo miembro de la Iglesia debería ser excomulgado", ha enfatizado Perelló en referencia a Cotino, del ala cristiana del PP.

Perello ha denunciado que "se gastaron mucho dinero en ilustrar en la mentira al cuadro directivo de FGV y no en colocar las balizas necesarias" y en este sentido, entiende que "hubo gente que debería haber sido condenada a seis meses de cárcel porque cometió un delito de falsedad", y ha hecho referencia a la entonces gerente de la empresa, Marisa Gracia, y "a toda la retahíla de gente que mintió en esa comisión". "No tengo ningún impedimento en acudir al Juzgado", ha dicho a Rubén Ibáñez, del PP, quien le ha inquirido por esta cuestión.

Una baliza son 3.000 euros

El exdiputado socialista considera que el accidente se podía haber evitado, lo mismo que cree el exparlamentario de Esquerra Unida-Els Verds-Esquerra Republicana: Entesa, Joan Antoni Oltra, quien entiende que "con medidas muy asequibles se hubiera evitado" y, al respecto, ha indicado que "una baliza cuesta 3.000 euros, cuando FGV gasto medio millón para el aparcamiento de los autobuses de la visita del Papa". "Las deficiencias en seguridad ha sido una constante en FGV porque no se ha invertido", ha destacado Oltra.

El exparlamentario de Entesa Joan Antoni Oltra ha calificado la comisión de 2006 fue de exculpación. "El PP quería acabar el tema pronto para tapar las vergüenzas" porque "venían elecciones y la visita del Papa" y ha denunciado que no se asumieron las responsabilidades políticas que había".

También ha indicado "se escondieron datos" como que "entre 2000 y 2002 hubo 85 siniestros en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana" y, al mismo tiempo, y "se bloquearon las intervención de determinadas personas pedidas por los grupos de la oposición", porque "se quería cumplir un trámite y acabar lo antes posible".

Del mismo modo, ha denunciado "manipulación" y falta de documentación y que se "adiestró" a los comparecientes "con dinero público para mentir a las Cortes, a los familiares y a todo el mundo".Ha acusado al expresidente de la Generalitat, Francisco Camps de "huir, esconderse y no dar la cara".

Considera que "toda la cúpula de FGV debería haber dimitido, empezando por la gerente y García Antón" y, al respecto, ha señalado que Camps utilizó "de parapeto" a su consejero. El popular Rubén Ibáñez no ha querido hacer preguntas a Oltra, porque ha dicho que su postura estaba clara. "Hay que reconocer al PP la coherencia: rápidos en la otra comisión y rápidos en ésta", ha destacado.

Más información