Cifuentes admite que la lista de espera es cuatro veces mayor que la declarada por González

Hay 79.444 personas aguardando quirófano, récord histórico

ampliar foto

La Comunidad de Madrid reconoció ayer ante el Ministerio de Sanidad que tiene una lista de espera quirúrgica de 80.000 personas —récord histórico—, cuatro veces más que las 20.000 que afirmaba tener en julio de 2015 (20.000). Al resto de pacientes, que se negaban a operarse en el primer hospital ofertado, se les sancionaba sacándoles del listado y multiplicando su espera por diez.. En 2005, el ministerio expulsó a Madrid del recuento nacional por falsear los datos.

En junio de 2005, Madrid cambió su forma de contar enfermos y el número de personas en lista de espera cayó en picado. Y enseguida el Ministerio de Sanidad socialista expulsó a la Comunidad del Sistema Nacional de Salud al considerar que amañaba los datos para cumplir el compromiso electoral de la presidenta Esperanza Aguirre: todos los madrileños serían operados en menos de 30 días.

La Consejería de Sanidad diseñó un modelo de cómputo que le daba una ventaja de un mes frente al resto de autonomías. Ningún enfermo entraba en la lista hasta ver al anestesista, cuando en el resto de España entraba desde el momento en que el cirujano le diagnosticaba la operación.

En el conteo adaptado ahora al nacional incluye de nuevo a los “pacientes transitoriamente no programables”, los que no pueden operarse por estar fuera de Madrid o tener una infección. Y a los que rechazan —un 42% de la lista en diciembre— acudir al primer hospital que les ofertan, generalmente privado. Sánchez Martos reconoció que hasta ahora se les “sancionaba” por su decisión. La espera media en esos casos era el pasado junio de 110 días. Además, ahora se contabilizan los días naturales, no los hábiles, como se hacía con los Gobiernos de Esperanza Aguirre e Ignacio González.

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, presentó ayer los datos a 31 de diciembre. En ese momento había 79.444 pacientes a la espera, récord histórico. Más del doble que en 2005. Los sindicatos y la oposición achacan a los recortes sanitarios este problema desbocado.

El 46% de los enfermos esperaban en diciembre menos de un mes para ser operados y un 2% más de medio año. Las mayores demoras son para cataratas, varices y cirugía general.

“Hemos hecho autocrítica”

 

“Enviaremos al Ministerio de Sanidad los datos con los criterios comunes a las otras comunidades y se podrán comparar”, dijo Sánchez Martos, contento de cumplir “un compromiso electoral” de Cristina Cifuentes. “Hemos hecho autocrítica. Yo critico que no se hayan utilizado los recursos del Sistema Nacional de Salud. Hemos avanzado en transparencia y sobre todo en rigor”.

Desde junio de 2012, el Ministerio de Sanidad hacía estimaciones autonómicas de lista de espera incluyendo a Madrid, sin tener de referencia los datos que enviaba la región. Desde ahora la lista se actualizará cada mes.

“Yo no voy a hablar de lo que se ha hecho anteriormente. Soy un hombre de presente y futuro”, señaló Sánchez Martos, que llegó a ironizar sobre las trampas: “Yo, maquillaje, solo al ir a Telemadrid”.

El consejero tiene el mandato de la Asamblea de elaborar un plan estratégico para acabar con las listas de espera en la sanidad pública. Supuestamente iba a darse a conocer este mes. “Ya estamos haciendo el estudio. Pruebas. Mi propio hijo fue llamado para hacerse una prueba a las once de la noche en el Clínico un sábado”, explicó.

Mientras tanto, la consejería dice haber abierto por la tarde quirófanos tras firmar pactos de gestión con la dirección de 19 hospitales. Sanidad no quiere incorporar plantilla nueva para acortar la espera, mientras la oposición cree que es la única solución. Hay 15 millones presupuestados para estos pactos.

Aún no hay fecha para comenzar a operar los fines de semana, pero estas intervenciones se limitarán a la cirugía ambulatoria.