Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

ERC rehúsa reunirse con Felipe VI hasta que reciba a Forcadell

Los republicanos son el único grupo que no figura en la agenda del Rey

La batalla de gestos entre los independentistas catalanes y el Rey continua en ascenso. Esquerra Republicana decidió este viernes no participar en la ronda de consultas que Felipe VI hará con todos los partidos del Congreso para formar Gobierno. Es la respuesta de ERC por la negativa del Monarca a recibir a Carme Forcadell. La presidenta del Parlament solicitó audiencia para comunicar el nombramiento de Carles Puigdemont al frente de la Generalitat, pero el Rey optó por romper su práctica habitual con el Gobierno catalán y solicitar una comunicación por escrito.

Los republicanos argumentan también que Felipe VI no ha llamado por teléfono a Puigdemont para felicitarle por su nombramiento: "Primero que el Rey atienda a los representantes de las instituciones catalanes y después ERC valorará qué debe hacer", zanjó un portavoz republicano. El gesto de ERC es uno más de los desplantes que el monarca ha recibido en Cataluña desde el nombramiento de Puigdemont. El nuevo presidente de la Generalitat omitió referirse a la figura del jefe del Estado y a la Constitución en su toma de posesión del cargo. 

En el calendario de audiencias difundido por la Casa del Rey figuran todos los partidos representados en la Cámara baja salvo ERC. Zarzuela señaló que la relación de convocados se corresponde con la lista que la Presidencia del Congreso remitió el jueves a última hora a la Casa del Rey, y que esta no incluía a ningún representante de ERC. Este partido confirmó después que había sido decisión suya no incluirse en esa lista.

En las diez legislaturas pasadas solo habían sido excluidos de la ronda de consultas con el Rey dos partidos, ambos en 1986: Herri Batasuna, brazo político de ETA en una época en la que la banda terrorista cometía sus atentados más sanguinarios, y el Partido Demócrata Popular, que se presentó aquel año en coalición con AP y después pasó al Grupo Mixto, informa Fernando J. Pérez. Sin embargo, en ambos casos la exclusión fue decisión del entonces presidente del Congreso, Felix Pons, mientras que ahora ha sido por decisión del propio grupo afectado, ERC.

Una tradición sin regular

Las críticas a Felipe VI por no recibir a Forcadell no solo llegan del secesionismo. Miquel Iceta, líder del PSC, opinó ayer en RNE que el Rey debería haber dado audiencia a la presidenta del Parlament "con pompa y boato", para demostrar que los que "quieren jugar a la desconexión" son los independentistas. No obstante, añadió que la decisión de Felipe VI no debería verse como "un agravio" porque la visita de Forcadell a La Zarzuela no era un trámite indispensable.

La Casa del Rey justificó ese gesto afirmando que recibir a los presidentes de las Cámaras autonómicas para el trámite de comunicar la investidura es una tradición no reglamentada que no siempre se cumple; puso el ejemplo del Parlamento vasco (cuyos presidentes no solían acudir a La Zarzuela, por decisión propia) y aludió a otros ejemplos que no especificó. Lo que marca la ley, insistió la Casa del Rey, es la comunicación por escrito.

Siempre con alguna excepción, el rey Juan Carlos I solía recibir en audiencia tras las elecciones autonómicas a los presidentes de los Parlamentos de las denominadas comunidades históricas (Galicia, País Vasco y Cataluña) para que comunicaran personalmente la investidura de los presidentes autonómicos.

Más información